“Vos podés ser la próxima Melina”

“Vos podés ser la próxima Melina”

Con la causa al borde de la impunidad absoluta, familiares de Melina Romero marcharon a los Tribunales de San Martín para exigir Justicia por el femicidio de la adolescente. La fiscal desistió de acusar a los tres imputados y sólo avanza contra la amiga de la víctima por presunto falso testimonio. Melina fue golpeada, violada y asesinada. Tenía 17 años.

Compartir

Cuando restan menos de dos semanas para el paro internacional de mujeres del próximo 8 de marzo, y a más de dos años del femicidio de Melina Romero, la falta de Justicia en uno de los casos más emblemáticos de los últimos tiempos motivó la movilización de esta mañana a los Tribunales de San Martín. Familiares, amigos y militantes se concentraron para exigir que el caso no quede impune. La última noticia encendió la mecha: los tres imputados no irán a juicio porque la fiscalía desistió de acusarlos y argumentó que no tiene pruebas en su contra.

La semana pasada se supo que la fiscal María Fernanda Billone desistió de acusar a los imputados Joel “Chavito” Fernández, quien confesó luego de ser detenido, Elías Fernández y César Sánchez. El apellido de la funcionaria judicial quedó plasmado en la calle frente a los tribunales locales, en letras de aerosol, junto al reclamo de Justicia.

– Yo tengo el deber de decirle lo que decidieron mis superiores-, dijo la fiscal Billone, según reconstruyó La Vaca.
– Usted y sus superiores me causan repulsión-, respondió Ana María Martínez, la madre de Melina.

Melina tenía 17 años.

La decisión de la fiscal y la causa al borde de la impunidad absoluta gestaron la marcha de hoy. Mañana, en tanto, Ana María se presentará ante el Tribunal Oral Criminal N° 5 -encabezado por el juez Francisco Pont Verges- para reclamar que se lleve adelante el juicio por el crimen de su hija. “Yo no voy a hacer otra cosa en la vida que reclamar hasta que haya justicia”, le dijo la mujer al medio cooperativo. “Salvo que mi hija se haya violado, se haya golpeado la cabeza, se haya sacado piezas dentales. ¿Se mató sola?”, lanzó.

Su abogado, Marcelo Biondi, explicó a lavaca.org que el sobreseimiento del femicidio de Melina está vinculado a una situación corporativa judicial, una investigación irregular y una posible intención de tapar un caso que afecta zonas de poder relacionadas con el tráfico y venta de drogas en el oeste del conurbano bonaerense.

“El viernes (por mañana) reclamaremos que la causa continúe en forma de juicio oral. Eso que han dicho sobre que la causa queda abierta ya sabemos qué significa: pueden pasar décadas sin que se haga absolutamente nada. Y si no aceptan que el juicio continúe, reclamaremos por todas las vías que tenemos”, anticipó el letrado.

Por estos días, en la causa hay una única imputada. Es la amiga que estuvo con la víctima mientras la golpeaban y violaban: la acusan de falso testimonio. Cuando presenció aquello Melody tenía 17 años, igual que Melina. Fue testigo de las últimas horas de vida de su amiga, que permaneció varias semanas desaparecida hasta que su cuerpo fue encontrado –no por personal policial o judicial, sino por mujeres del Movimiento Evita- en un arroyo de José León Suárez. Estaba envuelto en una bolsa. Melody contó lo que vio en la casa de Pablo Podestá donde ambas chicas fueron retenidas. Pero no le creyeron. Y ahora la acusan por mentir.

“Melody fue víctima de violencia institucional porque, al ser menor de edad, casi no hubo acompañamiento por parte de la justicia. A Melina Romero se le fue la vida en una situación de violencia machista. Y además hubo adultos que encubrieron y colaboraron con los supuestos autores”, contó al portal Cosecha Roja Ornella Tinnirello, del Frente de Mujeres Evita de San Martín. Frente a los Tribunales se alzaron pancartas con el mensaje “Vos podés ser la próxima Melina”.

Melina Romero fue vista por última vez con vida la madrugada del 24 de agosto de 2014, a la salida del boliche Chankanab, en San Martín. Había ido a bailar con amigos para festejar su cumpleaños número 17. Ese día comenzó la búsqueda de su mamá. En el largo camino que todavía recorre, Ana María tuvo que leer notas periodísticas como la del diario Clarín, cuestionando los hábitos de su hija. El femicidio de Melina Romero fue uno de los que marcó con más fuerza el sendero de luchas que derivó en las masivas movilizaciones por #NiUnaMenos, en el primer paro de mujeres del año pasado y en la huelga internacional que se hará sentir el próximo 8 de marzo.

Dejar una respuesta