Compartir
La planta de Munro deja a 80 trabajadores en la calle.

A los más de 600 suspensiones en la automotriz Volkswagen en Pacheco, y a las cada vez más complicada situación de los trabajadores de Banghó, en Munro, se suma ahora el conflicto en la planta química de Atanor, también con sede en Munro. Cerca de 140 trabajadores de la firma se enteraron esta madrugada que se quedaban sin trabajo, justamente al llegar a la puerta de la planta donde todos los días realizaban sus tareas. El insólito modo de informar por parte de la empresa fue a través de un cartelito en papel de impresora pegado en la puerta: “Lamentamos informar que la Planta cesará con su actividad productiva. Entendemos el impacto que esta decisión tendrá”, dice el cartel. Y sólo agrega: “por más información llamar a RRHH”, y suma un número de teléfono.

“No sabemos qué quieren hacer. Hoy llegamos y nos dimos con el cartelito y con 30 personas de seguridad adentro, este es el modo en que se maneja la empresa”, relató a El Argentino ZN Juan Prost, delegado general de la planta de Munro, ubicada en Carlos Calvo 2967, donde trabaja desde hace 41 años y donde unos 80 trabajadores se quedaron hoy sin trabajo sin previo aviso.

La empresa está en esta planta de Munro desde hace 80 años, pero su planta más antigua es la de Baradero, donde unos 60 trabajadores también fueron sorprendidos esta madrugada con la noticia.

“Nos llegó información que van a seguir con la planta de Río Tercero, en Córdoba, que es la más grande de Atanor, con más de 300 trabajadores. Y después con la de Pilar”, agregó Prost.

El delegado señaló que esta tarde, a las 15, tienen una audiencia en el Ministerio de Trabajo, en la sede de avenida Callao al 100, en Capital, donde esperan obtener más información de esta medida. “Es una audiencia que ya teníamos pautada, precisamente porque veníamos viendo movimientos de vaciamiento en la planta, sin que nadie nos de ningún tipo de información”, relató Prost. Y contó que en el último mes y medio casi no salían camiones con productos para su distribución, pero que el jueves pasado, “de golpe y porrazo”, aparecieron 15 camiones para llevarse todo el stock.

Dejar una respuesta