Homenaje a Ana María Martínez a 35 años de su secuestro y...

Homenaje a Ana María Martínez a 35 años de su secuestro y asesinato

Familiares, amigos y ex compañeros de la joven desaparecida por la última dictadura convocan a un acto en Ruta 9 y 197, Pacheco. Martínez fue secuestrada en Villa de Mayo y su cuerpo apareció una semana más tarde en Punta Querandí. El lugar fue declarado sitio de memoria en su honor.

Compartir
Una de las marchas a los tribunales de San Martín. Foto: Gustavo Molfino

El de Ana María Martínez fue uno de los secuestros más impactantes de la etapa final de la última dictadura cívico-militar. La noche del 4 de febrero de 1982, la joven salía de su casa en Villa de Mayo y fue abordada por un hombre que la subió a un Ford Falcon. Una semana después, su cuerpo fue encontrado en Punta Querandí, cerca del canal Villanueva, en el límite entre Tigre y Escobar. A 35 años de su asesinato, sus familiares, amigos y ex compañeros reclaman justicia, y hoy la recordarán en un acto a partir de las 18 en Panamericana y 197 (en caso de lluvia se realizará en Suteba Tigre, Santa Fe 1028, Pacheco)

En diálogo con El Argentino ZN Carmen Metrovich, cuñada de Ana María, destaca la importancia de mantener viva su memoria, en el año en el que podría llevarse adelante el juicio por su desaparición y asesinato: “A pesar de todos los obstáculos que nos ponen, seguimos adelante, esperando qué decide el tribunal. Íbamos a ir detrás del juicio de Ford, pero como fue suspendido iremos en marzo detrás del juicio oral”.

El recuerdo de Ana María, en Punta Querandí

Ana María militaba en el Partido Socialista de los Trabajadores y se instaló en la Zona Norte del Conurbano huyendo de la represión de su Mar del Plata natal. Trabajaba en la fábrica de autopartes DEA ubicada en el partido de Vicente López; tenía 31 años, estaba embazada de tres meses y militaba en comedores barriales de la zona norte del Gran Buenos Aires.

Su desaparición llegó a los grandes medios de comunicación –incluso a la Revista Gente, cómplice del terrorismo de Estado- pero la investigación no se profundizó hasta que Carmen -hermana de José Santiago, quien fue pareja de Ana y falleció en 2010- formó la Comisión de Familiares, Amigos y ex Compañeros de Ana María Martínez, hace casi cinco años. “Lo único que encontramos fue una documentación del seguimiento a Ana María en San Martín. Nos agarramos de eso y desde ahí empezamos a buscar”, recuerda Carmen sobre cómo fue el primer paso.

La Comisión Provincial de la Memoria se hizo eco de la búsqueda y en conjunto llegaron al fiscal de Mar del Plata Fabián Uriel Fernández Garello, a quien indican como uno de los responsables de la desaparición de Ana María. “Vamos a pedir que sea destituido definitivamente, porque sigue actuando bajo la mesa”, denuncia Carmen sobre el fiscal, quien está involucrado en otros tres casos de torturas, además del de Ana María. “El que más le duele es el nuestro, porque hay una muerte de por medio. Por eso estuvo visitando los juzgados de San Martín y San Isidro sin que fuera llamado a declarar, minando el campo. Era un (Alfredo) Astiz, se infiltraba en diferentes grupos, incluso de Madres (de Plaza de Mayo), para sacar información”, denuncia Carmen, quien no cesa en el reclamo de Memoria, Verdad y Justicia por su cuñada, Ana María Martínez.

Dejar una respuesta