Gatillo fácil: murió el joven de San Fernando baleado por un policía...

Gatillo fácil: murió el joven de San Fernando baleado por un policía en San Cristóbal

Nicolás Soriano tenía 36 años y era oriundo de Virreyes. El 21 de diciembre pasado, a plena luz del día, un policía de civil le pegó un tiro en la cabeza, por la espalda, en Jujuy y Carlos Calvo, en Capital.

Compartir

Nicolás Soriano agonizó durante un mes y medio en el hospital Ramos Mejía, luego de que un policía de la Federal lo atacara a tiros por la espalda, a plena luz del día, en el barrio porteño de San Cristóbal. Anoche, la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) informó que el joven, de 36 años, finalmente murió.

Tenía 36 años y era oriundo de Virreyes, San Fernando. El 21 de diciembre pasado, a plena luz del día, un policía de civil le pegó un tiro en la cabeza, por la espalda, en Jujuy y Carlos Calvo, en Capital. La noticia se viralizó gracias al accionar de organizaciones y militantes del campo popular. Estuvo varios días internado como NN, hasta que CORREPI logró averiguar el nombre y localizar a su familia, que nada sabía sobre la situación del Nicolás.

Sucede que el efectivo que mandó el Juzgado a la casa del joven le escondió a su familia que fue herido de un balazo y que se encontraba gravemente herido en el hospital Ramos Mejía.

“Le quisieron robar la identidad, el nombre, la vida. Pero Nicolás fue más fuerte que las balas y hasta hoy dio pelea. Encontramos a su familia y ya no estuvo solo”, señalaron desde CORREPI en un comunicado.

“Hoy se nos fue. Se nos cierra la garganta, duele el pecho, nos llenamos de bronca y odio. Nos duele que este estado represor nos haya arrebatado otro pibe, pero vamos a transformar ese dolor en lucha, porque nos queda el consuelo de haberle devuelto el nombre y lograr que su familia lo haya podido acompañar”; agregaron.

“Transformamos este dolor en lucha, y la tristeza en organización, porque aunque el nudo en la garganta apriete, no vamos a dejar de gritar que el estado es responsable”, continúa el comunicado.

Poco antes de este caso, en su informe anual sobre violencia institucional y represión policial, CORREPI reveló que durante el primer año de Cambiemos murió una persona cada 25 horas por este tipo de abusos policiales e institucionales. En total, fueron 284 los asesinados.

En octubre, en tanto, CORREPI presentó por primera vez un informe sobre la situación represiva en Zona Norte: Desde el retorno democrático hubo cerca de 400 víctimas de asesinatos o desapariciones por parte de las fuerzas policiales en los distritos del conurbano norte y oeste.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta