Compartir
Foto: Guillermo Pardo

A partir de hoy, el Municipio de Vicente López tendrá 10 días para levantar las vallas que cerraron al menos siete calles del barrio residencial Los Intendentes, ubicado en Villa Martelli, según lo dispuso una medida judicial que hizo lugar al amparo presentado por vecinos que consideraron la medida como “ilegal” y “discriminatoria”.

“En orden a lo prescripto por los arts. 14, 28 y 43 de la Constitución Nacional, 29 de la Convención Americana de Derechos Humanos, 20 de la Constitución de la Provincia De Buenos Aires”, entre otras normativas vigentes, el fallo –al que tuvo acceso El Argentino ZN— resuelve hacer lugar al amparo y, en consecuencia, “ordenar a la Municipalidad de Vicente López para que dentro del plazo de diez días de adquirir firmeza la presente, proceda al levantamiento inmediato de la totalidad de las vallas habidas en el Barrio Nuevo o de los Intendentes”, señala el texto firmado en diciembre de 2016, pero que se conoció ahora tras la feria judicial.

La medida judicial, firmada por la jueza Civil y Comercial de San Isidro, María Teresa Petrone, fue notificada hoy al municipio, por lo que el plazo para cumplir con lo ordenado ya comenzó a correr.

El conflicto comenzó tras la aprobación en el Concejo Deliberante de Vicente López, en junio de 2014, de una ordenanza que establecía la colocación de mobiliario urbano para “limitar la velocidad” y “acrecentar la seguridad vial” en el barrio ubicado a la vera de la General Paz y al lado de Tecnópolis. Pero meses después terminaron cerrando completamente las calles Gutiérrez, Ricchieri, Zorroaquín, Pineda, Falucho, Lima, Córdoba, todas en su intersección con La Salle (colectora de General Paz). Muchos vecinos reclamaron entonces que esto entorpecía su ingreso al barrio (tenían que dar una vuelta de dos kilómetros para entrar), que dificultaba el acceso de ambulancias, bomberos y camiones de basura y que era contraproducente en un barrio que alberga una escuela secundaria y un jardín de infantes.

Estas observaciones fueron hechas también por la Defensoría del Pueblo del distrito, que además hizo un pedido de informes a la Municipalidad por haber realizado un cierre total de siete calles a pesar de que la ordenanza N° 33.284 establece solo la instalación de reductores de velocidad.

La ilegalidad de la medida tomada por el municipio también fue advertida por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH), que la consideró “irrazonable” y “violatoria al derecho de libre circulación, de acceso a la salud, de acceso a la educación, limitante al ejercicio de propiedad privada, a la garantía de igualdad ante la ley y no discriminación arbitraria”.

La medida había sido votada, incluso, en el Concejo Deliberante, aunque la letra de las ordenanzas que finalmente fueron aprobadas señalaba solamente la colocación de mobiliario urbano para reducir la velocidad. La polémica quedó instalada incluso por los concejales de la oposición, que votaron contra la medida y, luego de la aprobación de las ordenanzas, intentaron hacer cumplir estrictamente lo establecido por las normativas. La solicitud, una vez más, fue rechazada por los concejales del PRO y sus aliados, con mayoría automática en el recinto.

“Como lo expresé en el momento en que me opuse dentro del recinto del Concejo Deliberante durante su votación, la colocación de ese tipo de vallas en el Barrio de los Intendente de Villa Martelli son ilegales, y así lo reafirma una reciente resolución judicial”, señaló el concejal del FPV Joaquín Noya. Y agregó: “Celebro que esa decisión haya sido impulsada por la lucha de los vecinos y vecinas del barrio contra la estigmatización y a favor de la libre circulación por el distrito”.

El FPV de ese distrito también emitió un comunicado celebrando la “decisión judicia” que reconoce la lucha de los vecinos/as”. Y agregó que la instalación de las vallas provocó una “situación lamentable que un municipio sordo y sin planificación los expuso al tomar decisiones, como el cierre de calles, sin consultar previamente a la totalidad de los ciudadanos/as que viven allí”.

Dejar una respuesta