Compartir

Franco Almirón tenía 16 años y Mauricio Ramos 17 cuando fueron asesinados por la policía bonaerense el 3 de febrero de 2011, en una violenta represión que se desató luego de que descarrilara un tren de carga en José León Suárez, partido de San Martín. En esa salvaje represión, conocida como la Masacre de la Cárcova, también resultó gravemente herido Joaquín Romero, quien además fue testigo del juicio que en 2014 absolvió a Gustavo Rey, uno de los policías acusados, y condenó al efectivo de la bonaerense Gustavo Vega a sólo 7 años de prisión por “intento de homicidio”.

Estas condenas fueron apeladas por la querella y en 2015 la Cámara de Casación dispuso que se fijara una audiencia para aplicar agravantes a la pena del policía condenado y ordenó la realización de un nuevo juicio para despejar las responsabilidades del policía absuelto. Pero ante la apelación de los acusados, la Justicia sigue sin avanzar en la investigación.

La herida sigue abierta y sangrando, mientras avanza una nueva escalada represiva en el país, tal como denuncian organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos y contra la violencia institucional que este viernes 3, al cumplirse 6 años de aquella masacre, convocan a una marcha hasta el lugar donde asesinaron a los adolescentes.

“Los más inseguros somos los humildes: la policía bonaerense organiza los delitos -como el narcomenudeo- y nuestros chicos quedan expuestos a las armas y las balas que ellos mismos les proveen”, destaca el comunicado de las organizaciones que convocan a la marcha. Y agrega: “El Poder Judicial hace la vista gorda, y el hilo se corta siempre por la parte más delgada. Así, las cárceles están llenas de chicos pobres, mientras que los organizadores de los delitos gozan de su libertad y su dinero. Reprimen, vigilan y castigan a los perdedores del modelo: tienen que reprimir para ajustar, para concentrar las riquezas en las mismas pocas manos de siempre. La policía y el poder judicial son parte del problema, y se requiere una fuerte coordinación y decisión política de todos los sectores afectados para resolverlo”.

“La bonaerense organiza los delitos y nuestros chicos quedan expuestos a las armas y las balas que ellos mismos les proveen”

“Las organizaciones que hoy marchamos para recordar a Mauricio y a Franco para pedir Justicia representamos a los últimos de la fila –continúa-, somos los primeros que pierden con este modelo de exclusión, hambre y balas. Marchamos para exigir Justicia por nuestros pibes pero también para denunciar la persecución que este Gobierno nacional y provincial realiza sobre los más desprotegidos”.

Y añade: “Somos  conscientes de nuestra fuerza: somos trabajadores y trabajadoras, con oficios viejos o más recientes, que tenemos la inmensa dignidad de ganarnos el pan de cada día. Somos laburantes que sabemos que si nos unimos, somos invencibles. Y estamos en la calle, para que todos nos vean”.

La marcha

La movilización comenzará a las 17.30 desde la estación José León Suárez, del tren Mitre, en dirección al sitio donde asesinaron a Franco y Mauricio. Allí se plantará un Olivo por la paz, con una misa del Padre Pepe, acompañado por el premio Nobel de la Paz y referente de Derechos Humanos Adolfo Pérez Esquivel, el intendente de San Martín Gabriel Katopodis y el diputado nacional y referente de la Campaña contra la Violencia Institucional Leonardo Grosso.

La marcha continuará luego hasta la puerta de la Comisaría 4ta, donde se denunciará la responsabilidad de las fuerzas represivas en este hecho, pero donde también habrá un reclamo contra la ola represiva actual y contra el intento de bajar la edad de imputabilidad.

Una segunda parada será en la Plaza de los Trabajadores, para recordar que Mauricio y Franco eran trabajadores de la economía popular, un sector sin derechos al que se lo reprime cuando intenta trabajar. “La represión a los vendendores callejeros, manteros, feriantes, campesinos, comparte la matriz que ejerció la Policía bonaerense aquel 3 de febrero: los pibes asesinados eran ‘quemeros’ que subsistían del reciclaje y recuperación de los residuos del CEAMSE”, señalaron en el comunicado.

Dejar una respuesta