Carrascosa volvió a vivir al country de Pilar donde asesinaron a su...

Carrascosa volvió a vivir al country de Pilar donde asesinaron a su esposa

A un mes de su absolución, el viudo volvió a vivir en el country Carmel donde en 2002 fue asesinada María Marta García Belsunce. Un equipo de tres fiscales y cuatro funcionarios judiciales tiene nueve meses para investigar e identificar a los autores del crimen antes de que la causa prescriba y el homicidio quede impune.

Compartir

A un mes de su absolución, el viudo Carlos Carrascosa volvió a vivir en el country Carmel de Pilar donde en 2002 fue asesinada su esposa María Marta García Belsunce. Mientras tanto, un equipo de tres fiscales y cuatro funcionarios judiciales tiene nueve meses para investigar e identificar a los autores del crimen antes de que la causa prescriba y el homicidio quede impune.

En diciembre pasado, el Tribunal de Casación Penal bonaerense lo absolvió del homicidio de su esposa y le quitaran la tobillera electrónica con la que mantenía prisión domiciliaria en la casa de unos amigos en Luján. Entonces, decidió regresar a Carmel.

Sin embargo, el viudo no se instaló en el chalet de dos plantas donde asesinaron de seis balazos en la cabeza a su mujer -la casa la tiene alquilada-, sino que se fue a vivir a lo de otros amigos y vecinos, informó Télam.

El 27 de octubre de 2017 se cumplirán 15 años del crimen y esa es la fecha en la que prescribirá la causa penal en caso de no hallar ningún nuevo imputado. Por ello, la Fiscalía General de San Isidro dispuso armar un equipo especial de fiscales e instructores judiciales para que en esos nueve meses intenten esclarecer el caso.

“Mi absolución es un hecho de justicia. Quiero saber quién mató a María y morirme en paz. Es mi único y último objetivo de mi vida”, dijo Carrascosa a Télam al ser consultado por las expectativas que tiene sobre la labor de este equipo fiscal.

Por decisión de la fiscal general de San Isidro, Beatriz Molinelli, y de su adjunto, John Broyad, siete funcionarios judiciales intentarán descubrir quién mató a la socióloga y se harán cargo del voluminoso expediente que tiene 37 cuerpos y 7.400 fojas.

El equipo de investigadores está encabezado por tres fiscales: Leonardo Loiterstein, Andrés Quintana y María Inés Domínguez.

Loiterstein y Quintana son los actuales fiscales de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar, la fiscalía original del caso, mientras que Domínguez se suma desde la UFI 3 del mismo distrito. Junto a ellos trabajarán otros cuatro funcionarios: Marcos Zacur, secretario de la UFI 3; Soledad Paglianitti, instructora de la UFI de Flagrancia; y una auxiliar letrada y una instructora de la misma UFI 2.

Loiterstein es el único que ya tuvo contacto con el caso García Belsunce ya que fue uno de los tres fiscales que participó en 2011 del juicio oral en el que terminaron condenados tres familiares, un vecino y un médico por encubrimiento agravado. Ese fallo también fue apelado y está en revisión.

Si bien el propio viudo le pidió a sus abogados ingresar ahora al expediente como particular damnificado, la causa residual que quedó en la UFI 2 tiene en ese rol a María Laura García Belsunce, hermana de María Marta, que tiene como letrado patrocinante a Juan Pablo Vigliero y siempre defendieron la inocencia de Carrascosa.

La hipótesis histórica del marido y la familia de María Marta es que el caso fue un homicidio en ocasión de robo en el que la socióloga fue ejecutada a balazos cuando regresó a su casa y se encontró con ladrones.

La familia siempre apuntó sus sospechas contras los vigiladores y el por entonces vecino del country Nicolás Pachelo, quien nunca llegó a ser imputado y sólo fue citado como testigo.

En la causa existen tres perfiles de ADN de dos hombres y una mujer, hallados en pequeñas muestras de sangre recolectadas en la escena del crimen, que hacen inferir a los investigadores que María Marta llegó a defenderse del ataque y lastimó a sus asesinos.

Esos perfiles genéticos no pertenecen a la víctima, ni al viudo, ni a ninguno de los otros imputados, familiares, allegados y sospechosos que tuvo la causa y, a lo largo de estos años, todavía no tienen nombre ni apellido.

También hay una huella palmar parcial con tres dedos que quedó marcada en la pared del primer descanso de la escalera que sube a la planta alta del chalet donde María Marta fue asesinada, a la que nunca pudieron darle identidad.

María Marte García Belsunce tenía 50 años cuando fue hallada muerta el 27 de octubre de 2002 en su chalet del country Carmel de Pilar, con medio cuerpo semisumergido en la bañera. Su marido declaró siempre que él pensó que había sufrido un “accidente” y se había golpeado la cabeza con una viga y las canillas.

La autopsia practicada a 36 días del hecho comprobó que había sido asesinada de seis balazos en el cráneo, cinco de los cuales penetraron y el sexto -“el pituto”- que le rebotó, disparados con un revólver calibre 38 largo que nunca apareció.

En un primer juicio, el viudo fue condenado en 2007 sólo por el “encubrimiento” y absuelto por el homicidio, pero en 2009 el Tribunal de Casación lo condenó directamente a prisión perpetua como autor del crimen de su esposa.

En 2014, gracias a una apelación de su defensa, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó la revisión del fallo condenatorio y así fue que el 20 de diciembre pasado Casación decidió absolver al viudo y ordenó investigar la actuación del fiscal original del caso, Diego Molina Pico.

Dejar una respuesta