Capturaron en San Isidro a uno de los represores prófugos más buscados

Capturaron en San Isidro a uno de los represores prófugos más buscados

Jorge Antonio Olivera estaba prófugo desde hace casi cuatro años, cuando se fugó del Hospital Militar de Buenos Aires tras ser condenado a perpetua por la justicia sanjuanina. El genocida fue detenido cuando intentaba ocultarse en un baúl en el garaje de su ex mujer en San Isidro.

Compartir

El 25 de julio de 2013, hace casi cuatro años, el represor Jorge Antonio Olivera, condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad por la justicia de San Juan, se fugó del Hospital Militar de la ciudad de Buenos Aires. Esta tarde, el genocida fue capturado en la casa de su ex mujer, en el partido de San Isidro. No es la primera vez que un represor de la última dictadura cívico-militar prófugo es localizado en Zona Norte.

Olivera, condenado a perpetua por los delitos de privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos agravado por su estado de cargo público y asociación ilícita, entre otros cargos, fue encontrado en el baúl de un auto en el garaje de la casa de su ex mujer. Intentaba, una vez más, evadir a la Justicia. Su captura había sido solicitada por el fiscal federal Franco Picardi, quien estaba a cargo de la búsqueda desde el momento de la fuga, informaron fuentes judiciales.

La investigación, que demandó largos tres años y medio, se centró últimamente en su entorno familiar, con escuchas telefónicas y seguimiento de mails. Según informó la agencia DYN, las fuentes señalaron que en las últimas horas detectaron movimientos que hicieron crecer la sospecha de que Olivera podía estar en la casa de su ex mujer. Ella intentó negar que se hallara en el lugar, pero la Policía Federal, al detectar que estaban las camas deshechas, siguió buscando y lo encontró escondido en un vehículo en el garaje de la finca.

El represor ya había estado prófugo durante ocho años: logró escapar de Italia con un documento falso. En 2008 lo detuvo la Unidad Especial para Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia, dependiente del entonces Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

El genocida, mayor retirado y abogado, era agente de inteligencia de la dictadura cívico-militar y estuvo involucrado en el secuestro y asesinato de la modelo franco-argentina y militante de la Juventud Peronista Marie Anne Erize Tiseau, en octubre de 1976. Tras haber sido condenado con la pena máxima en 2013, en julio de ese mismo año consiguió que lo trasladaran junto a otro represor al Hospital Militar Central en Buenos Aires para controles médicos menores. Pero de allí huyó y permaneció prófugo hasta hoy.

Gustavo de Marchi, el otro militar fugado, ya había sido capturado. Aquella fuga dio lugar a que se inhabilitaran las dependencias militares para alojar a detenidos por crímenes de lesa humanidad, medida que fue revertida por este Gobierno con la reapertura de Campo de Mayo como espacio para su reclusión VIP, algo que fue denunciado por los organismos de derechos humanos.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta