Piden la detención de los tres conductores implicados en el choque brutal...

Piden la detención de los tres conductores implicados en el choque brutal de Vicente López

Lo solicitó el fiscal que investiga la muerte de la docente de Pilar, tras el fuerte impacto que recibió su auto mientras esperaba en un semáforo. Los tres jóvenes implicados manejaban a alta velocidad y alcoholizados.

Compartir

El fiscal que investiga la muerte de una docente de Pilar y las graves heridas sufridas por otra mujer cuando el auto en el que se trasladaban por Vicente López fue embestido por otro que, a su vez, era perseguido por dos vehículos más, solicitó la detención de los tres conductores que manejaban ebrios, informaron hoy fuentes judiciales.

El requerimiento fue realizado por el fiscal de ese distrito, Alejandro Guevara, quien le solicitó al juez de Garantí­as de San Isidro, Esteban Rossignoli, la detención de Tomás Núñez Aboy (28), Nicolás Laitano (29) y Lucas Alan Pechin (29) para indagarlos por el delito de “homicidio simple con dolo eventual y lesiones“.

Subsidiariamente, agregó el fiscal en su pedido, que sean indagados por el delito de “homicidio culposo y lesiones culposas” pero “agravadas” por la nueva ley de tránsito, que endurece las penas para quienes conduzcan alcoholizados o a más del 30 por ciento de la velocidad permitida, informó Télam.

En las próximas horas, el juez de Garantí­as deberá resolver el pedido de indagatoria de los acusados, quienes están libres desde el dí­a posterior al hecho, ocurrido el viernes último.

Ese dí­a, cerca de las 2, en la esquina de la avenida Maipú y la calle Haedo, en la mano va hacia Capital Federal, Silvia Cabrera, de 57 años y madre de cuatro hijos, y su amiga de la secundaria, Rosa Pedercino, también de 57, se encontraban a bordo de un Chevrolet Agile, detenidas en un semáforo.

El auto fue embestido desde atrás por un Volkswagen Suran azul conducido por Núñez Aboy y que, según dijeron testigos a la Policí­a, iba a unos 140 kilómetros por hora.

De acuerdo a la pesquisa llevada adelante, el Suran escapaba a alta velocidad del Honda Civic negro de Laitano y del Toyota Corolla blanco de Pechí­n tras un incidente de tránsito en San Isidro.

A raí­z del impacto, Cabrera, una docente oriunda de Pilar que conducí­a el Chevrolet, murió en el acto, mientras que su acompañante sufrió graves heridas y fue trasladada al hospital de Vicente López, donde hoy permanecí­a internada.

Esta mañana, los abogados de la familia Pedercino manifestaron a la prensa que esperan que el juez detenga a los tres acusados por la nueva figura imputada por el fiscal, ya que consideraron que los tres son responsables de lo sucedido y que debieron haberse representado que circulando a esa velocidad y alcoholizados podían causar una tragedia.

“Hasta ahora no tení­amos la ley, la excusa era que no tení­amos una ley para sancionar en forma ejemplificadora; ahora la tenemos, creemos que tiene que ser un caso bisagra, que realmente permita evitar que alguien tenga un auto y salga a la calle a matar gente y destruir familias”, dijo la abogada Patricia González, que representa al hijo de Pedercino.

Además, agregó que “los elementos son más que suficientes” para procesar a los conductores que protagonizaron el choque por homicidio simple con dolo eventual, como solicitó la fiscalí­a, y agregó: “Necesitamos que la Justicia nos acompañe”.

“Hay testigos, incluso un testigo presencial que estaba ubicado en el lugar del hecho, en el mismo semáforo” de la esquina en la que el viernes último se produjo el accidente, comentó.

A su turno, Diego Salvo, también abogado de Pedercino, dijo que hay “una ley en vigencia en la que se habla de agravantes, con escalas mí­nimas y máximas mucho más altas, con lo cual se podrí­a llegar a una detención de una manera más fácil que con la vieja ley”.

“La interpretación que hizo la fiscalí­a es de una figura más gravosa, porque quien sale alcoholizado, con un auto, en horas de la madrugada y a una velocidad así­, se tiene que representar que, en cualquier momento, el resultado puede ser la muerte de una persona”, opinó.

Por su parte, Mariela Cabrera, hermana de la docente fallecida, manifestó que “este caso se pudo haber evitado totalmente, con controles de alcoholemia y una educación vial más importante”.
“Los mismos imputados también lo podrí­an haber evitado, ellos estaban muy conscientes de lo que hací­an, decidieron ir a altas velocidades, decidieron no respetar las leyes de tránsito, decidieron irse a la fuga, ¿dónde están los valores?”.

“Lo único que quiero es que se haga justicia ejemplar, que sea un mensaje educador el que demos ahora. La vida de mi hermana no me la devuelve nadie, pero demos un mensaje como sociedad”, concluyó.

Dejar una respuesta