Isleños reclaman por la gratuidad de las amarras en Tigre

Isleños reclaman por la gratuidad de las amarras en Tigre

Organizaciones y habitantes del Delta autoconvocados se movilizaron al Municipio contra la privatización de las amarras. Para viajar al continente a hacer trámites, trabajar o ir al médico en sus lanchas, deben pagar 50 pesos para amarrarlas. Los reiterados cortes de luz y otros reclamos pendientes.

Compartir

Isleños autoconvocados se movilizaron al municipio de Tigre para reclamar por el derecho gratuito a las amarras en el río Tigre, después de la privatización de varios muelles vecinales que el municipio llevó adelante durante los últimos años. Hoy, para un isleño que viaja al continente a hacer trámites, a trabajar, al médico o a hacer compras en sus embarcaciones, debe pagar 50 pesos de amarra en Tigre.

“Pedimos que la amarra Hugo de Carril, en el río Tigre, frente a la estación de trenes, sea gratuita y por el libre acceso al río”, señaló a El Argentino ZN Sergio Suárez, vecino del Río Sarmiento y miebro del Frente Isleño Popular, una de las organizaciones que convocó a la movilización junto con el Movimiento Evita Isleño, el Colectivo Cultural Casa Puente y varios isleños independientes.

La manifestación, que se realizó ayer desde las 10 de la mañana y que terminó frente al Municipio de Tigre, también reclamó por los “interminables cortes de luz” en el Delta de Tigre y San Fernando, que si bien ya se va normalizando, todavía hay zonas donde los cortes siguen de forma intermitente desde hace más de 15 días. “Se nos han quemado motores, heladeras y todo tipo de artefactos eléctricos, la comida se nos descompone una y otra vez por los reiterados cortes, que esta vez se prolongaron durante muchos días”, señaló Suárez. Y agregó: “La situación no mejora, cada vez es para peor y ya es insostenible”.

Suárez señaló que también se pidió por la reapertura del viejo hospital de Tigre, al que solían asistir los isleños por su cercanía.

Tras la protesta, los isleños presentaron dos petitorios en mesa de entradas del municipio, en otro de sus intentos por ser escuchados.

Dejar una respuesta