Zona Norte marchó contra la represión en el Sur

Zona Norte marchó contra la represión en el Sur

El frente de la quinta presidencial, en Olivos, fue el punto de encuentro para manifestarse en apoyo al pueblo mapuche y en repudio a la feroz represión que está sufriendo la comunidad de Cushamen, en Chubut. Bombos, música andina y un reclamo masivo contra la violencia institucional.

Compartir

Docentes. Trabajadores de la Línea 60. Referentes de Derechos Humanos. Miembros de asambleas ambientalistas. Obreros, músicos, estudiantes. Militantes de espacios políticos diferentes, aunados por una causa común: gritar contra la represión de la comunidad mapuche chubutense de Cushamen. Un grito desde Zona Norte, en apoyo a la lucha del Sur.

La Galpona, Foro por la Salud y el Medio Ambiente y la asamblea de vecinos Unidos por el Río fueron algunas de las organizaciones de Vicente López que convocaron a concentrarse ayer por la tarde frente al a Quinta de Olivos, para hacer llegar el reclamo al Presidente. Pese al gran operativo policial, no se pudo evitar el corte de avenida Maipú.

“Todos somos mapuches” se leía en una de las banderas, para acompañar a un pueblo que sufrió tres operativos represivos en los últimos días, en el marco de una batalla de años en defensa de un territorio disputado al gigante textil Benetton. La avanzada de Policía y Gendarmería, con aval político y judicial, dejó heridos –algunos con balas de plomo y en estado grave- y detenidos.

La marcha en Zona Norte se sumó a las múltiples expresiones de repudio que generó la represión. Desde Correpi, Amnistía Internacional y el Centro de Estudios Legales y Sociales, hasta el cacique qom Félix Díaz y la referente jujeña Milagro Sala, presa política desde hace un año, quien escribió una carta para solidarizarse con el pueblo mapuche avasallado.

Frente a la quinta de residencia de Mauricio Macri, además de las organizaciones convocantes se congregaron la Comisión por la Memoria, la Verdad y la Justicia de Zona Norte, Suteba Vicente López, trabajadores de la Línea 60, músicos con bombos y tambores que hicieron zonar música andina, junto a copleros y vecinos en general que acompañaban con aplausos y el típico sonido en alusión a los pueblos originarios, golpeando las palmas de las manos contra las bocas abiertas a modo de gritos ahogados pero colectivamente ruidosos.

Dejar una respuesta