Después de diez días, apareció la nena de 13 años que era...

Después de diez días, apareció la nena de 13 años que era buscada en Pilar

Bianca, vecina del barrio Agustoni, estaba desaparecida desde el 26 de diciembre. Ayer, según confirmaron fuentes policiales, volvió a su casa por sus propios medios. El caso aún es materia de investigación.

Compartir

Bianca, la nena de 13 años desaparecida desde el mediodía del 26 de diciembre, apareció ayer por la tarde. En el Hospital Sanguinetti se comprobó su buen estado de salud y ya está nuevamente en su casa mientras se investigan las causas de su ausencia. En el destacamento local confirmaron a El Argentino ZN que “apareció por sus propios medios, en su domicilio, y ya está con su familia” en el barrio Agustoni.

Según indicó El Diario de Pilar, fuentes extraoficiales indicaron que habría estado en una casa cercada al Parque Industrial, y que tomó la determinación de regresar a partir de la repercusión del caso.

El día de la desaparición, Bianca se encontraba en su casa con una vecina cuando, cerca de las 13, salió a comprar a una despensa ubicada en la misma cuadra. Allí vio que había varias personas esperando ser atendidas por lo que decidió volver a su casa sin comprar, pero nunca llegó.

Su madre volvió al domicilio 15 minutos después y encontró a la vecina sola. Esperaron una hora y salieron a buscar a la nena. Varios vecinos les confirmaron que había estado en el almacén. Revisaron sus pertenencias y constaron que no faltaban ropa ni documentos, pero sí unos pocos ahorros que Bianca había reunido. A la mañana siguiente, hicieron la denuncia.

Desde ese momento comenzó la búsqueda por parte de familiares y personal policial local, que informó a Policía Federal, Gendarmería, el Ministerio de Seguridad y Missing Children. El caso tuvo gran repercusión y hasta llegó a medios nacionales, que difundieron la foto de la nena.

La noche del jueves 29, según Diario Popular, la madre recibió un mensaje de whatsapp de su hija diciéndole que estaba bien, que no se preocupara, que no estaba con un hombre y que no pensaba volver. Si bien el número de teléfono se correspondía con el celular de Bianca, la madre identificó algunas palabras no eran compatibles con el vocabulario de su hija. Dos días más tarde llegó otro mensaje, con el mismo contenido, expresándole que estaba bien y agregando que se encontraba con una mujer grande. Diez días después del inicio de la desesperada búsqueda, Bianca apareció.

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta