Dolor por la muerte del periodista Diego Gualda

Dolor por la muerte del periodista Diego Gualda

Oriundo de San Isidro, falleció sorpresivamente a los 42 años. Con un largo recorrido en los medios, se desempeñaba como prosecretario general de redacción en Télam y había escrito siete libros.

Compartir
Foto: Perfil.com

En la tarde del primer día del año y víctima de una falla respiratoria, falleció a los 42 años el periodista y escritor Diego Gualda. Nacido y criado entre San Isidro y Martínez, Gualda se desempeñaba como prosecretario de la agencia de noticias Télam, había publicado siete libros y cultivaba un perfil ácido e irreverente, tanto en las redes sociales como en los escenarios, sobre los que desarrollaba una incipiente carrera en el mundo del stand up.

Su novia, Romina, dio a conocer la noticia desde la cuenta de twitter del escritor: “Les escribo desde su cuenta para informarles que Diego falleció hoy por la tarde”, publicó a las 19.40 de ayer. Muchos creyeron que se trataba de una nueva broma de Gualda, quien había hecho de la ironía filosa y la irreverencia parte de su manual de estilo en la profesión. La confirmación de la noticia dio paso a la tristeza y la incredulidad, y el recuerdo de colegas y amigos no tardó en reproducirse en as redes sociales.

Nacido en la Clínica del Sol sanisidrense, Gualda ingresó en el mundo del periodismo como atajo para ser escritor, y con el tiempo, logró unir esas dos facetas en “Buenos Muchachos”, la biografía sobre los popes del espectáculo Jorge Rial y Luis Ventura que publicó Sudamericana en 2015. En el medio, pasó, entre tantas otras, por las redacciones de Noticias, Gente, Cosmopolitan e Infobae, y cultivó su gran pasión en la saga de literatura fantástica “Hijos de la oscuridad”, la novela de ficción “Putas, fantasmas y gatitos” y las antologías “Pocas Pulgas” y “Hablalo con mi abogado”, también el título del blog en el que se cruzaban todas sus aristas en su hábitat natural: el periodismo digital y las nuevas tendencias en comunicación.

Entre los trabajos periodísticos que le valieron el reconocimiento por su profesionalismo se destacan la cobertura de la toma del Parque Indoamericano para Gente, en 2011, por la que recibió una mención especial en los Premios ADEPA, y la cobertura de la masacre de Charlie Hebdo para la Revista Noticias, en 2015, con la que ganó el Premio ADEPA en la categoría Libertad de Prensa. También había desarrollado una importante actividad académica, que incluyó el dictado de talleres en la Universidad El Salvador y clases en la Licenciatura en Periodismo en la Universidad Abierta Interamericana y en la Licenciatura en Comunicación de la Universidad de San Isidro.

Su último escrito en la versión digital de Télam fue un repaso por las grandes figuras que murieron durante 2016. Siempre respetando su estilo irónico, Gualda enumeraba las celebridades en torno a profesiones, desfilando en orden antojadizo escritores, músicos, deportistas, estadistas y demás rubros. El último párrafo, el periodista lo reservó para los humoristas Gene Wilder, Rubén Aguirre y Juan Carlos Mesa, justificando la elección porque “seguramente, allá, donde sea que more la señora de la guadaña, a la espera de tachar el siguiente nombre en la lista, también necesite, de vez en cuando, una buena carcajada”. Esa ironía del destino fue el epitafio que colegas, alumnos, seres queridos y seguidores anónimos eligieron para despedirlo en las redes sociales.

Dejar una respuesta