Guido Lorenzino, el nuevo Defensor del Pueblo bonaerense

Guido Lorenzino, el nuevo Defensor del Pueblo bonaerense

El ex funcionario sciolista fue designado por la Legislatura bonaerense tras un acuerdo de fuerzas políticas para aprobar el Presupuesto 2017. Su nombre circulaba desde comienzos de año para ocupar el cargo vacante desde hacía dos años, y fue impulsado por intendentes del Grupo Esmeralda.

Compartir

Guido Lorenzino, ex funcionario de la gobernación de Daniel Scioli, fue designado por la Legislatura provincial como el nuevo Defensor del Pueblo bonaerense, un cargo que estaba bacante desde hace dos años, cuando se venció el mandato de Carlos Bonicatto.

Su nombre, que sonaba fuerte desde comienzos de año para ocupar ese puesto, fue impulsado por los intendentes del Grupo Esmeralda Gabriel Katopodis, de San Martín; Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora; Mariano Cascallares, de Almirante Brown, y Juan Zabaleta, de Hurlingham.

Finalmente, la designación se concretó en las últimas horas, luego de un acuerdo entre las diferentes fuerzas políticas dentro de la Legislatura, a fin de aprobar el Presupuesto 2017.

A raíz de este acuerdo, también se modificó la composición del organismo, por lo que la Defensoría contará ahora con dos adjuntos generales. Uno de ellos, por caso, es ocupado por un massita, el ex diputado provincial Walter Martello. El otro quedará vacante hasta que el kirchnerismo defina quién lo ocupa, según informó Télam. Además, se designó a Jorge Eduardo “Cholo” Ancona, del Movimiento Evita, como adjunto de derechos humanos y consumidores.

La Defensoría del Pueblo es un cargo que fue creado en la reforma constitucional de 1994, pero que recién comenzó a funcionar en el año 2009. El Defensor del Pueblo es un órgano de garantía, unipersonal, autónomo e independiente, que promueve los derechos individuales y colectivos de los habitantes de la provincia de Buenos Aires y quienes se encuentren en tránsito por ella.

Además, debe controlar a las instituciones y funcionarios de gobierno para el cumplimiento de sus deberes y el respeto de la Constitución y las leyes, ejerciendo la magistratura de opinión y persuasión no a través de la confrontación sino de la colaboración crítica.

La elección del Defensor del Pueblo y de los adjuntos corresponde al Poder Legislativo, es decir, son nombrados por los miembros de ambas Cámaras y permanecen en el cargo por un período de cinco años, pudiendo ser reelegidos para un segundo mandato.

La remuneración del Defensor es la misma que la de un senador provincial y la de sus adjuntos será equivalente al 80% de la misma.

El Defensor del Pueblo es un organismo de derechos humanos, en tanto, protege, garantiza y promociona los derechos de todas las personas que habitan el territorio provincial, independientemente de las diferencias nacionales, étnicas, culturales, religiosas, sociales o políticas.

Es por esto, que sus criterios fundamentales de acción se basan en la no neutralidad, trabajando para el fortalecimiento de la democracia en sentido amplio, garantizando el acceso a derechos y actuando en favor de los sectores vulnerables; y en la no judicialización, buscando alternativas que permitan resolver los conflictos de forma menos costosa y más efectiva, como la mediación y el diálogo.

 

Dejar una respuesta