Compartir
El hogar está ubicado en el Bajo de San Isidro, frente al río.

Madres y padres de chicos que asisten al Hogar Infantil Municipal de San Isidro, ubicado en el Bajo, están desesperados: hace un mes les informaron que el lugar, que cumple 53 años y que contiene a más de 60 chicos de familias humildes, cuyos papás trabajan todo el día, va a cerrar sus puertas. Las razones oficiales: problemas edilicios. La sospecha: que el enorme inmueble rodeado de un inmenso parque sobre el río puede ser más provechoso para un emprendimiento inmobiliario, sobre todo ahora que la Provincia le otorgó al municipio el control costero.

“Nos avisaron de un día para el otro que cerraba supuestamente por peligro de derrumbe, pero no nos informan cuándo van a volver a abrir, no hay respuestas cuando preguntamos por su reapertura”, relata Mabel Silvero, vecina del barrio Jockey, ubicado cerca del hogar donde su hijo de 9 años asiste desde hace seis años. “Es mi hijo más chico, empezó a asistir al hogar, que funciona como un centro de día, luego de una situación de violencia de género que viví en un momento en el que no se hablaba tanto como ahora de esa problemática que sufrimos miles de mujeres”, cuenta Mabel, y dice que está “desesperada” porque con su trabajo diario en un buffet y haciendo limpieza en casas de familia no sabe cómo hará para cuidar al mismo tiempo de su hijo. “En el hogar desayuna, luego va a la escuela, vuelve al hogar donde almuerza y tienen actividades a contraturno hasta las 4.30 de la tarde, cuando yo paso a buscarlo. A partir del año que viene no sé cómo voy a hacer, porque sino trabajo no comemos”, agrega la mujer que, junto a otros padres comenzó a movilizarse contra el cierre de la institución: crearon la página de facebook No Al Cierre del Hogar Municipal de San Isidro, están juntando firmas a través de la página Change.org, y están visitando todos los estamentos gubernamentales para pedir explicaciones y el compromiso de que el hogar continuará funcionando una vez que lo reparen.

Los chicos desayunan, almuerzan y meriendan en el hogar.

“Empezamos a movilizarnos cuando nos dimos cuenta que no tenían respuesta ante la pregunta ‘¿cuándo regresamos?’. Pero además nos llegó la información de que el municipio quiere hacer un restaurante y una amarra para embarcaciones”, agrega Mabel.

Por su parte, Viviana Medina, mamá de una nena de 7 años que hace cuatro asiste al hogar, también expresó su desazón: “Nos dicen que a cambio nos envían a un CEC en La Cava (Centro Educativo Comunitario), donde tenemos que tomar dos colectivos para ir. También nos mandaron a buscar colegios doble turno si es que por trabajo no tenemos con quien dejar a nuestros hijos, pero nos avisaron pocos días antes de diciembre: ¿dónde vamos a conseguir vacante en diciembre?”, señala Medina, mamá soltera y trabajadora en casas de familia. Y relata su temor de que el hogar no vuelva a abrir, sobre todo porque también están reubicando a los trabajadores del hogar, que dispone (o disponía) de un gabinete psicopedagógico, enfermería, apoyo escolar, control bucodental, actividades deportivas y contención para los niños y niñas de los barrios más humildes de San Isidro, como el Bajo, Martín y Omar, Villa Uruguay, entre otros.

Carol Saldívar tiene dos hijos asistiendo al hogar y el año que viene iba a ingresar su nena más chica, que ahora tiene 2. El repentino cierre del hogar la pone en problemas: “No voy a poder seguir trabajando si es que tengo que cuidar a mis chicos fuera del horario de la escuela”. Y relata que la opción que les ofrecen de enviar a los chicos al CEC no la convence porque “hay chicos de 3 a 16 años todos mezclados”.

Ayer, algunos padres se reunieron con el obispo de San Isidro y esta mañana los recibió el presidente del Concejo Deliberante Carlos Castellano junto a dos funcionarios de Niñez. En la reunión les ratificaron que el hogar será cerrado por tiempo indeterminado, que podría llevar más de un año. La alternativa que les ofrecieron a los tres papás que fueron a la reunión fue conseguirles vacantes en escuelas cercanas doble turno.

Dejar una respuesta