Montenegro vuelve a la carga en San Isidro

Montenegro vuelve a la carga en San Isidro

El ex candidato a intendente quiere destronar a Posse: se reunió con funcionarios y dirigentes del PRO. Apuntan a sumar concejales en 2017 y a ganar la intendencia en 2019.

Compartir
Foto: Télam

Guillermo Montenegro, actual embajador argentino en Uruguay y ex candidato a intendente en San Isidro -derrotado por Gustavo Posse en las PASO-, no se rinde: quiere volver a disputarle el trono al barón del conurbano que gobierna hace casi 17 años el distrito.

Y para eso, reunió ayer a miembros del gabinete nacional, residentes del partido de San Isidro. El primer objetivo: ampliar el bloque propio de concejales del PRO el año próximo. Este año, con los sólo dos concejales (Rosalía Fucello y Rodrigo Seguín), el PRO hizo tambalear la aprobación de algunos proyectos clave del possismo en el Concejo Deliberante.

Mientras tanto, Posse ya está preparando a su hija Macarena, de 21 años, como posible candidata a concejala el año que viene: quiere que el clan Posse siga gobernando el distrito. Eso sí: para eso necesita que se baje la edad mínima para que una persona pueda ser concejal (actualmente en 25), por eso envió a su alfil en la Cámara de Diputados, Walter Carusso, a presentar ese proyecto.

Entre los presentes estuvieron los ministros Jorge Triaca (Trabajo), Andrés Ibarra (Modernización) y Germán Garavano (Justicia y Derechos Humanos), el secretario Legal y Técnico, Pablo Clusellas; el director de la Administración Nacional de Aduanas, Juan José Centurión; y los concejales locales Rosalía Fucello y Rodrigo Seguín, entre otros, además del embajador argentino en Uruguay.

Fuentes que participaron de la reunión dijeron a Télam que se dialogó sobre la política comunal y acordaron que “con el músculo que tiene el PRO en San Isidro, no puede darse el gusto de que allí no sea propio el próximo intendente”.

“Se habló de empezar a trabajar para las legislativas y consolidar el PRO de San Isidro, y tratar de aumentar el bloque de Cambiemos en el Concejo Deliberante (que no renueva bancas y tiene dos ediles)”, explicaron.

También hubo lugar para la política nacional: “El consenso general es que la situación fue más difícil de lo que pensábamos, pero estamos seguros que el camino es éste. Es un momento difícil pero hay que seguir en esta dirección”.

Posse llevó su boleta con la candidatura presidencial de Cambiemos, encabezando una coalición vecinal y le ganó la primaria al ex ministro porteño Montenegro, quien luego se mudó a Montevideo para asumir como embajador.

Cabe recordar que la Legislatura bonaerense aprobó este año el fin de las reelecciones indefinidas, por lo que Posse no podrá volver a ser candidato en 2019. Aunque no lo reconoce públicamente, uno de los possistas que aspira a sucederlo es el presidente del Concejo Deliberante, Carlos Castellano.

Dejar una respuesta