Tigre: denuncian al COT por nuevos abusos de autoridad

Tigre: denuncian al COT por nuevos abusos de autoridad

El concejal por el Frente para la Victoria Federico Ugo dio a conocer tres casos contra menores en el municipio. A dos meses de la golpiza al repartidor de harina, crece el temor por el accionar de las fuerzas de seguridad.

Compartir

Nuevamente el Centro de Operaciones Tigre quedó en el ojo de la tormenta por las acciones intimidantes de su personal, con el agravante de que en esta situación las víctimas son menores de edad. Un hecho ocurrió en el Barrio Las Tunas, ubicado en General Pacheco, donde María contó cómo a su hijo de 16 años se lo llevaron esposado al destacamento luego de haberlo tirarlo de una moto en la que llevaba a su hermano de 8 años. Afortunadamente, los dos menores salieron ilesos del accionar de los agentes.

El otro caso ocurrió en Los Tábanos, en Tigre centro, y fue por partida doble. El hijo de Tita, Gastón Heredia, volvía de pescar junto a otros chicos de entre 10 y 17 años y fueron parados y maltratados por los agentes, incluidos los más chicos. La segunda vez, lo volvieron a parar, lo amenazaron con llevarlo detenido y querían obligarlo a hacer flexiones. “Ya lo tomaron de punto”, graficó Tita. Ni el Intendente Julio Zamora, ni la Secretaria de Protección Ciudadana María Eugenia Ferrari atendieron sus preocupaciones.

El concejal por el Frente para la Victoria Federico Ugo dio a conocer los testimonios y se mostró alerta ante los hechos que se repiten. “Después de tantas denuncias contra el COT, nos preocupa que desde el Municipio no se tomen las medidas necesarias para tener un cuerpo de Prevención que cuiden a los tigrenses en vez de maltratarlos. Hemos presentado pedidos de informe y notas a las autoridades para que cuiden a nuestras familias”, expresó el edil, quien además responsabilizó a las autoridades locales y provinciales por la salud e integridad física de Gastón.

Estas denuncias vuelven a instalar el debate sobre el rol del COT en la seguridad del distrito, que siempre estuvo bajo la lupa y se recrudeció con la golpiza que recibió el repartidor de harina José Ojeda por una patrulla en la que se encontraba el agente Héctor Eusebio Sosa. El hecho ocurrió en octubre pasado y causó más indignación cuando se conoció el largo prontuario de Sosa, con casos de gatillo fácil, violencia familiar y abuso sexual, que derivó en una movilización contra la violencia institucional. En medio de ese panorama, el propio Ugo, presidente del bloque de concejales del Frente Para la Victoria, manifestó que el Frente Renovador aprovechó su mayoría en el Concejo y sesionó de manera “express” para evitar el debate sobre la violencia institucional ejercida por el COT, de la que no se salvan ni los animales.

La preocupación por el clima represivo se traslada también a la policía bonaerense. En octubre, la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) presentó por primera vez un informe sobre la situación represiva en Zona Norte en un acto en la Plaza El Talar. Allí da cuenta de unos 400 casos de violencia institucional en la conurbano norte y oeste de los 5.000 que se registraron desde la vuelta de la democracia. Por su parte, organismos de Derechos Humanos dieron a conocer datos que marcan un avance de la violencia policial en los primeros años de Cambiemos, que incluyen represiones a protestas, cacheos, razzias, detenciones y demás arbitrariedades de las fuerzas policiales.

Dejar una respuesta