Compartir

Hay un dicho popular que reza que lo difícil no es llegar a la cima, sino mantenerse en ella. La boxeadora Érica Farías -24 peleas ganadas, sólo una perdida- cumple con creces la norma, ya que viene de defender el título mundial superligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante la tandilense Marisa Nuñez. Días después del triunfo, la boxeadora sanfernandina charló con El Argentino ZN sobre el futuro del boxeo femenino, su rol como referente y directora de la Escuela Municipal de Boxeo de San Fernando y su crecimiento profesional: “La palabra retiro no está en mi diccionario. Hay Pantera para rato”, advierte.

-¿Qué sentiste al pelear en San Fernando?
-Mucha emoción y mucha alegría. Esperé y busqué tanto ese momento que llegó y no lo pude disfrutar al 100 por ciento y eso pasa porque no caés. Estás cerca de tu gente y del barrio en el que te criaste, que me brindaron un afecto impresionante. Luego de la pelea comprendí todo lo que viví. Tuve el apoyo del Intendente, la gestión que se hizo, la Secretaría de Deportes. En definitiva todos trabajaron para que suceda.

-Con 32 años y varias defensas por el título. ¿Cambia la preparación?
-Sí, a medida que pasan los años hay que amoldarse más. La experiencia te muestra que de local ganar es una obligación; mientras que de visitante, hay que salir de una a buscar la victoria. Pero el compromiso siempre es el mismo, que es el de dar un buen espectáculo. Los nervios y los miedos también son diferentes

-¿Por ejemplo?
-Al ser principiante me daba excusas y no me preocupaba tanto por el espectáculo. Ahora trato de estar lo más entera posible para dar una buena pelea. Hay un bagaje para trabajar continuamente y siempre hay que ser responsable.

-Tu única derrota fue en abril de 2014 ante Delfine Persoon, ¿todavía duele a la distancia?
-Antes me molestaba porque esa derrota se dio por no tener resto físico. Si hubiera entrenado de otra manera el final era otro. En sí, me dio prestigio el hecho de terminar de pie ante Persoon. Pero no me voy a estancar y encaprichar con eso. Si hay revancha y me sirve desde lo económico, aceptaría. Desde lo personal ya lo superé y es solo una anécdota de mi carrera.

-Sos una deportista conocida, ¿te sentís una referente?
-Sí. Junto con Marcela Acuña y Jessica Bopp somos de las más antiguas. Se siente el respeto y la diferencia entre antigüedad y trayectoria. Todo lo que hacemos nosotras es para las generaciones que se vienen. Ya sea como boxeadora o en mi rol de ciudadana en la escuela municipal.

-¿Qué es lo que buscas enseñarle a tus alumnos?
-La escuela es para incluir socialmente a esos chicos perdidos que están en la calle, para que puedan tener un espacio recreativo, más allá de sacar o no un campeón del mundo. El fin es contenerlo y formarlos para futuro.

-¿Hay más mujeres boxeadoras?
-Totalmente, y está bueno que se animen a esta actividad tan linda. El mensaje es que se den la oportunidad de conocer este mundo, al que vas amando con el tiempo. Si lo hacés por plata, no es la mejor opción porque lo que recibís son golpes. Ser boxeador es especial, y no es fácil serlo.

-¿Cuánto falta para equiparar el boxeo femenino con el masculino?
-No falta mucho tiempo. Se nos va a dar la oportunidad de estar en las preliminares de grandes peleas o de tener nuestro propio cartel en Estados Unidos. La verdad es que nos merecemos la chance.

-Sos hincha de Tigre, ¿cómo vivís al Matador este campeonato?
-Muy bien y tranquila. Los chicos están haciendo un trabajo muy bueno y esperamos que puedan ganar. Siempre lo sigo cuando puedo, voy a la cancha y aliento desde la platea.

-Estudiás periodismo deportivo, ¿qué podes aportarle al medio?
-Me faltan dos años para recibirme y creo que puedo aportar mi experiencia de haber estado tanto en un ring. También, desde mi lugar como comentarista de peleas, me gustaría cambiar el poco cuidado que tienen algunos periodistas al usar ciertos términos cuando hablan de un boxeador. El púgil es un atleta en todos los sentidos. Mientras, voy a seguir peleando porque la palabra retiro no está en mi diccionario y hay Pantera para rato. Si bien no hay certezas, hay cosas a futuro y creo que serán lindas para mi carrera.

Dejar una respuesta