Compartir
"Nuestra América", una cita continental del teatro independiente. Foto: Pau Muzzio.

Desde hace cinco años, el encuentro Nuestra América reúne a teatristas, artistas, murgueros, talleristas y demás trabajadores de la cultura para pensar el arte como escenario de transformación de las diferentes realidades latinoamericanas. Con epicentro en la Plaza de Barrio Infico –Gral Pintos y Suipacha- y con subsedes en comedores y centros culturales de la zona, el encuentro ofrece más de quince espectáculos a la gorra de compañías de diferentes regiones del país, y de Perú, Colombia, Venezuela y Uruguay. Además, habrá buffet económico, feria de artesanos, talleres gratuitos y más actividades para disfrutar en familia, sin perder de vista un espíritu solidario y crítico.

Octavio Tomás La Iacona -payaso, integrante del grupo teatral Piromanía Producciones- celebra la comunión de artistas de diferentes ámbitos y reivindica el rol del teatro en el pulso cotidiano de las luchas populares. “Son muchos los artistas que están junto a los procesos de dignificación de los pueblos. La realidad de cada país puede ser distinta, pero en cada encuentro confirmamos que, más allá de esas diferencias, optamos por estar del mismo lado de la historia”, expresa.

Es una edición muy especial del encuentro Nuestra América, en el que el continente parece haber dejado atrás un rumbo homogéneo y en el que vuelven a aparecer algunos fantasmas. “Repercutió mucho el reverdecer de cierta xenofobia en funcionarios públicos y de alguna manera desde el comienzo del encuentro trabajamos más allá del teatro. Somos trabajadores de la cultura, el teatro es importantísimo, pero el eje va más allá y tiene que ver con las identidades americanas en esta coyuntura”, expresa La Iacona.

No sólo es un contexto diferente a nivel continental, sino que también cambiaron las condiciones a nivel provincial, con la Ley 14.037, conocida como “ley de teatro independiente”, en jaque. “Se ha retrocedido terriblemente. Pasamos de tener una política pública de contención, en la que el estado tenía cierta facilidad para adaptar formas. Ahora se invirtió, y somos nosotros los que tenemos que adaptarnos al estado. Antes éramos el último orejón del tarro; ahora no hay ni tarro. Se dificultó el escenario, pero en un punto fortalece la organización en las convicciones: queda claro que esto sólo puede transformarse desde la acción política”, analiza el artista.

Y puertas adentro de San Fernando, la situación tampoco es la ideal. “El año pasado intentaron clausurarnos, pero creo que tiene más que ver con la ignorancia y la ineficiencia que con una persecución”, cuenta el artista y plantea una contradicción entre el legislativo y el ejecutivo comunal. “El Concejo Deliberante declaró de interés municipal el encuentro, pero desde la secretaría de Cultura dicen desconocerlo y que no pueden facilitarnos luces ni baños químicos. No estamos pidiendo favores, sino reclamando el derecho a la cultura de los pueblos, que es un derecho humano”.

*Festival de Teatro Nuestra América continúa desde hoy hasta el domingo a partir de las 18 en la plaza de Barrio Infico, Gral Pintos y Suipacha. La programación completa y el cronograma de subsedes puede consultarse en www.facebook.com/encuentronuestraamerica

Dejar una respuesta