Compartir
Los restos del Opy, destruido en Punta Querandí.

Por segunda vez desde su construcción, hace apenas tres meses, atentaron contra un templo guaraní, levantado en Punta Querandí, un sitio arqueológico y sagrado para las comunidades indígenas de la zona, ubicado entre Tigre y Escobar y rodeada de imponentes emprendimientos inmobiliarios.

Integrantes del Movimiento en Defensa a la Pacha (MDP) y referentes indígenas de la zona denunciaron la destrucción de la estructura construida con troncos y paja, al igual que otros símbolos emplazados en el lugar. Se trata del segundo ataque que sufre el templo, llamado Opy para las espiritualidades guaraníes. En un comunicado, responsabilizaron por el atentado nada menos que al empresario Jorge O’Reilly, presidente de EIDICO, la compañía inmobiliaria que viene sitiando y avanzando sobre el territorio de Punta Querandí.

“Desde el Movimiento en Defensa de la Pacha denunciamos como autor intelectual de estos ataques al empresario del Opus Dei Jorge O’Reilly (EIDICO) quien pretende adueñarse del sitio sagrado de los pueblos originarios desde hace casi una década”, señalaron.

atentado-opy-2

Tras el primer ataque, ocurrido a fines de septiembre pasado, la organización junto a vecinos y referentes de los pueblos originarios de la zona reconstruyeron el Opy que había sido destruido. La noticia tuvo tal repercusión que el 24 de noviembre pasado, el Senado de la Provincia de Buenos Aires repudió el acto intimidatorio.

“Un nuevo ataque violento contra la espiritualidad, desde ‘los mas poderosos’ un nuevo hecho en el cual destrozaron una estructura donde su función es reafirmar y fomentar la creencia guaraní, un espacio espiritual realizado con amor, con esfuerzo y con un pedacito de cada uno de los que participaron, transmitiendo la importancia de la naturaleza y el respeto que le debemos…bronca e impotencia son los sentimientos encontrados. Como pasa (desde) hace 500 años y hasta ahora sigue la resistencia y sigue la lucha”, señaló Soledad Roa, quien recibió su nombre guaraní (Jasuka) en el lugar violentado.

Por su parte, Reinaldo Roa, quien coordina los trabajos de construcción del Opy, declaró: “No nos van a vencer, no van a poder con nosotros. Esto nos fortalece espiritualmente. A mi no me afectó, pero me duele por la gente que viene a ayudar, me duele por el hermano toba, quechua, aymara, todos los hermanos descendientes europeos, porque somos hermanos los pueblos, por las chicas que vienen acá, me duele ver el sacrificio de estas mujeres tan valientes, sin ningún interés de nada”.

Jornadas de protesta

Tras el nuevo atentado, desde el MDP convocan a dos actividades este fin de semana:

– Jueves 8, desde las 10, harán una “jornada de fortalecimiento de Punta Querandí”, ubicado en el paraje de Punta Canal, entre Maschwitz (Escobar) y Dique Luján (Tigre).

– Domingo 11, a las 11 de la mañanara, realizarán una protesta en Ruta 27 y Arroyo Sarandí, frente al Petrobras de Nordelta, donde también se señalizará el lugar donde existe un cementerio indígena que fue destruido por la construicción del mega-emprendimiento inmobiliario.

“Llamamos a todas las organizaciones de pueblos originarios, ambientales, de derechos humanos y sectores políticos a repudiar estos hechos violentos. Exigimos a las autoridades a garantizar nuestros derechos a la espiritualidad en los lugares ancestrales como Punta Querandí”, destacaron en el comunicado.

Dejar una respuesta