Compartir

En vísperas de un 2017 electoral, la discusión en Cambiemos está puesta en el cumplimiento de los objetivos propuestos por esta coalición y en la posibilidad de pensar su reformulación. Es en este sentido que deben comprenderse las prolíficas apariciones mediáticas del presidente de la Cámara de Diputados Emilio Monzó, el ala peronista del oficialismo. ¿Ha sido Cambiemos, en efecto, una coalición de gobierno (entendamos esto como el reparto equitativo de roles y la toma de decisiones en conjunto)? ¿O sólo se armó con fines electorales?

Aunque las respuestas no se van a dar en este texto, no está de más efectuarse los interrogantes si se desea graficar la composición, en los distritos de la Zona Norte, de la fuerza política que llevó a Mauricio Macri a la Presidencia. Precisando dos cuestiones: ¿de qué hablamos cuando hablamos de Cambiemos en la Zona Norte? ¿Qué grado de armonía tienen sus partes constitutivas? Se verá que lo primero va a variar según el territorio. Además, se percibe que en cada lugar existen, de hecho, tensiones entre los distintos espacios, con lo cual la segunda pregunta se responde atendiendo al modo en que pueden llegar a resolverse.

Para facilitar la radiografía, podemos agrupar, por un lado, a aquellos distritos en donde gobierna Cambiemos (Vicente López, San Isidro y Pilar) y, por otro, a aquellos en donde no lo hace. Dirigentes “sin techo” tienen todos los espacios políticos: hablamos de San Fernando, Tigre, Escobar, San Martín y Malvinas Argentinas.

Empezando por los distritos cambiemistas, se ve que cada elenco gobernante se moldeó con una arcilla localista (no puede ser de otra forma). Sin embargo, las internas que habitan la superestructura nacional producen efectos. Avancemos.

jorge-macri-totito-y-alfonsin

En Vicente López puede decirse que hay PRO y Cambiemos. En todo caso, hay una transición desde un “jorgemacrismo” que incorporó peronistas y radicales vicentelopenses hacia Cambiemos. ¿Hay tensiones aquí? Sí, y las expresa el sector de Alejandro “Totito” González, quien ganó la interna radical estando formalmente fuera del oficialismo. Rápido de reflejos, el intendente los invitó a sumarse.

La chance de que Jorge Macri compita en las elecciones de medio término introduce una pregunta inherente a todo proyecto político: el problema de la sucesión. Como reemplazantes naturales del alcalde, pueden apuntarse dos diputados: una nacional, Soledad Martínez, y otro provincial, César “Tuta” Torres. Sin embargo, no debe descartarse al ex lilito y ex massista Adrián Pérez, actual secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior de la Nación.

Cruzando la Avenida Paraná, Cambiemos tiene a un possismo, vuelto a la UCR aunque manteniendo su impronta vecinalista. Lo acompaña PRO. El resto, la CC-ARI y el partido del “Momo” Venegas (quien quedó en offside anunciando un inexistente pase de Gustavo Posse a FE), tienen escasa relevancia. A esto sumémosle peronistas disidentes y sectores independientes que forman parte de organizaciones no gubernamentales. Los díscolos son los de ConVocación por San Isidro, tan proclives a sumarse a Cambiemos como reacios al possismo.

Posse con el Momo Venegas. El sindicalista peronista quedó en offside anunciando un inexistente pase de Gustavo Posse a FE.
Posse con el Momo Venegas. El sindicalista peronista quedó en offside anunciando un inexistente pase de Gustavo Posse a FE.

Esta particular coalición (hegemónica en su territorio) sufrió algunos sobresaltos en 2016, siendo su epicentro el cuerpo legislativo. La tirria con PRO se pudo superar integrando a dirigentes como la concejala Rosalía Fucello (cercana a Marcos Peña, que diluyó sus críticas en la medida en que logró incorporarse al gobierno municipal mediante la creación de una Secretaría de Modernización).

¿Quiénes se proyectan? En el distrito siempre se mira alguna posible iniciativa del intendente Posse, quien sigue marcando el pulso de la agenda política local. Meses atrás, intentó instalar a su hija Macarena, de 21 años. En su momento aseguraron desde la oposición que este hecho le produjo un cortocircuito con el presidente del HCD, Carlos Castellano, cuyo liderazgo en el recinto es algo insoslayable. ¿Persistirá en ello? Por último, quien no pierde pisada de los sucesos cotidianos es el embajador argentino en Uruguay y ex pre-candidato a intendente por PRO, Guillermo Montenegro…

Desde el segundo semestre, Pilar pasó a ser uno de los últimos en la lista (junto a La Plata y General Pueyrredón) de los municipios de Cambiemos. Esto se advierte, entre otras cosas, por las turbulencias sufridas en el Concejo Deliberante que hicieron mella en el oficialismo (a tal punto que el concejal Daniel Liberé abandonó el bloque oficialista haciendo una autocrítica pública por haber confiado “en el buen criterio de Ducoté para administrar los recursos municipales”). Si el mar pilarense está revuelto, ¿cómo se compone Cambiemos?

Neuspiller, Vidal, Ducoté.
Neuspiller, Vidal, Ducoté.

Aquí existe más de una línea PRO. A eso hay que sumarle la CC-ARI, el radicalismo y sectores vecinalistas, como el del ex sabbatellista delvisense Miguel Gamboa. En el partido amarillo, algunos reconocen que persiste una interna “de baja intensidad” entre el intendente Nicolás Ducoté y Sebastián Neuspiller, presidente del bloque macrista en el Concejo Deliberante y funcionario del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA). El dedazo del presidente Macri a favor del actual jefe comunal acalló en su momento las disidencias del histórico goleador de Fénix. A esto hay que sumarle otras tendencias no tan fuertes, como la del actual titular del HCD, Gustavo Trindade, de relaciones con el mandamás de San Isidro y con el ex intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino.

Hablando de este último, ¿tiene injerencia en el distrito? “Es mentira. Si bien asesora a la gente de Vidal en Provincia, no vino a intervenir el distrito. Ducoté tiene una excelente relación tanto con Peña como con la gobernadora”, deslizaron desde el oficialismo. Sin embargo, los cruces dentro del ejecutivo, aseguran desde la oposición, “dificultan la gestión y hacen que el gobierno tenga algún tipo de fragilidad”.

Para completar el cuadro, los lilitos tienen en el gabinete municipal a Marcela Campagnoli -hermana del polémico fiscal José María Campagnoli- como secretaria de Educación. La UCR tiene concejales y funcionarios, como el director de Juventud Vladimir Braillard. Y el cariglinismo también tiene sus funcionarios, como el secretario de Salud Carlos Kambourian.

Si se pudo dar cuenta de las tendencias o facciones propias de Cambiemos en estos distritos, no es de descartar, entonces, la articulación que puedan lograr en cada uno de los territorios. No es descabellado pensar que esto será uno de los factores intervinientes (junto con el juicio al rumbo económico y al desempeño de los intendentes) para prever la performance del año entrante. En ese caso, empezada la carrera electoral, se volverá necesario captar una nueva foto que represente otro momento de la película iniciada el 10 de diciembre de 2015.

* Agustín Cesio, para El Argentino ZN

Dejar una respuesta