Compartir
En "Primavera", Pennisi versiona a Silvio Rodríguez y Jorge Fandermole. Foto: Piter Romero

De Florencio Varela a la peatonal de Florida, y de ahí a los grandes escenarios de Argentina y el mundo. Así podrían resumirse los hitos en la carrera musical de Nahuel Pennisi, joven cantautor de 26 años, que editó en el álbum “Primavera” parte de las canciones que marcaron su vida. Desde muy chico, reía o lloraba escuchando música, “jugando a la música”, como le gusta decir, mucho antes de compartir escenario con León Gieco y Teresa Parodi, o de obtener el Premio Gardel por su excelente disco debut.

Un día agarró el bajo de su padre y, de tan grande que era, lo colocó en su falda y lo empezó a tocar de esa forma particular que después trasladó a la guitarra, constituyendo una de las características impactantes de su fotografía artística. La otra, su condición de no vidente, no la reconoce como discapacidad sino como algo natural. “La discapacidad no existe en mi forma de concebir la vida. Me gusta desenvolverme de manera natural y para mí, lo normal siempre fue no ver”, sentencia.

En los últimos tiempos, la hoja de ruta de Nahuel empezó a sumar destinos y experiencias que sólo cabían en sus sueños de cantautor callejero. De México a Las Vegas a la ceremonia de los Premios Grammy; una escala en Montevideo y  mientras se prepara para el gran cierre de año en el ND Teatro, llega por primera vez a San Isidro para presentarse en el nuevo centro cultural. “Vamos a tocar las canciones de Primavera, algunos covers, sorpresas, y a interactuar con el público, que es lo más divertido de estar arriba del escenario”, cuenta el músico que se define como autodidacta y que creció jugando en el amplio abanico que ofrece la música.

-¿En qué momento todo ese bagaje musical cobró forma de disco?

-“Primavera” se formó en dos etapas. La primera, con producción de Popi Spatocco y la participación de músicos como Luis Salinas, el Chango Spasiuk o Teresa Parodi que me acompañaron, lo que fue un gran orgullo. Cuando Sony conoce mi material, me pide canciones más actuales, que yo venía componiendo con León Cuyé, un amigo de la infancia y se sumó el productor Matías Zapata ,como “Primavera”, “Mía”, “Abrojito”. Ahí fue tomando forma, encontramos una identidad y quedé muy contento. Es un disco muy versátil, con esencia folklórica y raíz latinoamericana.

-¿Por qué elegiste el folklore para expresarte musicalmente?
-En mi casa se escuchaba de todo menos folklore, y eso que se escuchaba mucha música. Lo descubrí una vez en la radio, y encontré una simbiosis entre música y poesía perfecta, que no había escuchado antes. Encontré un camino lindo para aprender a interpretar las letras, para descubrirme musicalmente hablando, para poder contar una historia a través de la canción. Después me fui expandiendo a otras músicas, pero sin perder la esencia ni la identidad.

-¿“En estado acústico”, el proyecto de covers audiovisuales, responde a esa expansión?

-Eso surge porque a la compañía le gustó mi manera de hacer covers de diferentes géneros. Puedo versionar a Silvio Rodríguez, Juan Gabriel o Bersuit y agregarle mi impronta, llevar las canciones para mi mundo que es el de la armonía musical, la rítmica y encontrar una forma distinta de decir algo que ya se dijo. Eso es lo más divertido de una nueva interpretación, y si lo hacés de una manera original, se vuelve una cadena interminable.

-Te pasaron muchas cosas en el último tiempo. ¿Dónde reconocés al Nahuel que tocaba en la calle?

-Me queda la sencillez, la esencia, que soy siempre el mismo. Eso no se tiene que perder nunca, no voy a permitir que suceda, porque es la clave a la hora de asumir cualquier profesión. De a poco me voy acostumbrando a la rutina de la música pero siempre manteniendo vivo el disfrute. Cuando era chico jugaba a la música, y es algo que mantengo de grande.

*Nahuel Pennisi presenta “Primavera” el viernes 25 a las 20 en Centro Cultural San Isidro, Libertador 16.138.  Entradas a la venta en TuEntrada.com

Dejar una respuesta