Compartir

En un confuso episodio ocurrido el domingo por la tarde, tres jóvenes militantes de la Néstor Kirchner y un amigo, jugador de fútbol del Club Atlético de Tucumán que está de vacaciones en Buenos Aires, fueron atacados a tiros por policías locales en Florida, uno de ellos de civil. Uno de los jóvenes resultó herido y permanecía esta noche internado en terapia intensiva en el hospital municipal Bernardo Houssay. La concejala Malena Cholakian, en tanto, hizo la denuncia ante la Procuraduría de Violencia Institucional (PROCUVIN), que depende de la Procuraduría General de la Nación.

Mauricio Fuldauer, de 20 años, era quien conducía el Citroën C3 en el que se movilizaban los cuatro jóvenes, otros dos de 19 años y uno de 18. En diálogo con El Argentino ZN, Fuldauer relató que alrededor de las 18 del domingo anduvo por Villa Martelli y Florida buscando a sus amigos para ir de paseo al shopping DOT y que, en el camino, se cruzó dos veces un Gol Azul con “patente nueva” que era conducido por un hombre que, en ambas ocasiones, los siguió con la mirada. “Yo iba por Laprida y, cuando cruzo las vías en la intersección con Rosetti, un patrullero sin las sirenas encendidas me hace juego de luces, entonces paro. Al instante llega el Gol Azul, que era manejado por el subinspector de la fuerza Cristian Ledesma, que no tenía uniforme, se para en doble fila al lado del patrullero y, sin señal ni alarma empieza a dispararnos desde la ventanilla. Ahí arranco y nos empiezan a perseguir a los tiros, le pegan a mi amigo que estaba lleno de sangre y paramos en Zufriategui y Beiró. Nos tiran al piso y este Ledesma me pide que le diga el apellido. Se lo digo y me dice que no, que ese no es mi apellido. Le digo que sí, que se fije en el auto que estaba mi documento. Cuando vio el documento se tranquilizó”, relató el joven.

tiroteo-auto-vilo1

Y contó que, como a los 20 minutos, trajeron de testigo a un guardia que estaba en una garita cercana y que ahí lo hacen constatar que en su auto había un arma. “Nos tuvieron en la comisaría de Villa Martelli toda la noche y a las 8.30 de la mañana nos llevaron a la comisaría. En la carátula inicial nos acusaban de intento de homicidio, pero como el peritaje de la pólvora que nos hicieron dio negativo, la cambiaron a portación de arma. Después nos largaron porque ni siquiera tenemos antecedentes”, agregó.

La versión policial que circuló por algunos medios, en tanto, daban cuenta de un intento de asalto que terminó en tiroteo, versión que fue negada por los jóvenes.

“Decidimos hacer público este grave caso de violencia institucional y de gatillo fácil porque el nivel de impunidad es preocupante. Siguen criminalizando a los pibes de los barrios por su apariencia y, ante la duda, disparan sin señal de alerta y sin encender la sirena del patrullero”, señaló por su parte Cholakian.

El Citroën C3 recibió más de tres balazos en la parte trasera, tal como puede verse en las fotos. Pero los jóvenes aseguran que fueron cerca de 15 los tiros que se escucharon.

Dejar una respuesta