Compartir

Con la presencia del intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, el Movimiento Nuevas Huellas inauguró ayer su sede de Los Troncos de Talar, acto del que participaron un centenar de personas, entre vecinos, militantes y dirigentes.

En su discurso, el referente del espacio, Javier Forlenza, enfatizó que el punto de unión de los presentes es “la causa del pueblo de Tigre”. Menéndez, a su vez, señaló que “mientras más dirigentes tenga Tigre, mejor para su pueblo”. Y agregó: “Candidatos sobran”, en lo que fue una muestra de respaldo a Forlenza, a quien definió como su amigo.

“Que quede claro: cuando se meten con los pobres y los laburantes se meten con nosotros. Eso hacemos en Merlo y de esta manera se involucra Javier”, agregó el intendente, quien cerró destacando que “los grandes proyectos llegan cuando le llegan al corazón de la gente”.

Luego del lanzamiento, El Argentino ZN dialogó con Forlenza, quien señaló: “Se abre una nueva etapa política en el distrito porque surge una alternativa”. Puntualizó que su espacio “pretende ser la mejor representación del vecino, para alcanzar los sueños que tienen los tigrenses”.

El referente de Nuevas Huellas propone “trabajar para que cada barrio se sienta integrado, que no haya mas ciudadanos de primera y de segunda. Seremos un instrumento para construir puentes que nos unan y no muros que nos dividan”.

Sobre la visita de Menéndez, Forlenza aseguró: “Es el fiel reflejo de que los intendentes se deben asumir como actores claves de la renovación, para que el peronismo vuelva a enamorar a partir de un proyecto que interprete las nuevas demandas sociales”.

Estuvieron presentes Federico Ugo (presidente del bloque de concejales del FpV tigrense), el diputado provincial (MC) Pedro Muñoz, los concejales Federico Achával (de Pilar), Cristian Alonso (de Las Heras), Jonathan Fattorini (de Luján), y el dirigente sanfernandino Fernando Coronel.

Además de los miembros de Nuevas Huellas, también prticiparon del acto integrantes del Frente Vecinal para el Cambio Social, Nuevo Encuentro y el Sindicato de Pastores Evangélicos.

Dejar una respuesta