Denuncian un grave caso de mala praxis en hospital de San Isidro

Denuncian un grave caso de mala praxis en hospital de San Isidro

Un joven de 21 años fue internado por una intervención "menor" del brazo en la clínica San Lucas, pero salió en coma irreversible. Ayer declararon su muerte cerebral y sus amigos denunciaron mala praxis en un video que se hizo viral. Hoy convocan a una marcha al sanatorio.

Compartir

Un joven de 21 años quedó con muerte cerebral tras una intervención “menor” en un brazo, según denunciaron tres de sus amigos en un video que se viralizó en las redes sociales. Además, bajo el hashtag #todosconPabloBertozzi, el joven que lleva dos semanas internado en la clínica San Lucas de San Isidro, sus amigos y familiares están convocando hoy, a las 19, a una movilización hacia el sanatorio (ubicado en Belgrano 363) para reclamar Justicia.

El el video, que subió a su cuenta de facebook Martín Di Risio, pidiendo difusión en los medios de comunicación, el joven lee un comunicado en el que cuenta el dramático desenlace de una intervención en un brazo de su amigo, en el que se asegura que la información brindada por los médicos fue “dispar” y con “contradicciónes” y, por tanto, habría sucedido por “un error humano”.

“Pablo, con 21 años de edad y una vida saludable entró al quirófano en condiciones óptimas de salud, pero lamentablemente salió de la cirugía en un coma irreversible por cuestiones desconocidas”, dice el comunicado que leyó Di Risio en el video, en donde está acompañado por dos amigos más del joven afectado.

“En su momento se pidieron explicaciones y la respuesta del equipo médico fue dispar, dejando en evidencia que hubo un error humano”, agregó, y señaló que “para llegar a la cirugía se realizaron todos los estudios prequirúrgicos correspondientes y sus resultados fueron normales para someterse a una anestesia general”, descartando así la posibilidad de un problema devenido por la anestesia.

“Hoy 17 de noviembre de 2016 tras dos semanas en terapia intensiva conectado a un respirador artificial fue declarada la muerte cerebral, a la espera de que el Incucair certifique la misma -añadió-. Pedimos que se investigue lo sucedido ya que nadie nos dio una explicación razonable y contundente, debido a que en reuniones personales con el equipo médico hubo contradicciones, y no podemos entender por qué nuestro amigo se está debatiendo entre la vida y la muerte”.

“Pedimos justicia para que no haya otro Pablo que pase por esta situación. Y acompañamos a todos sus familiares y amigos en este dolor tan profundo. Queremos que la verdad salga a la luz y los responsables se hagan cargo”, señaló.

A su vez, publicó la convocatoria a una movilización a la clínica: “Pedimos que la muerte de nuestro amigo no quede impune y que la justicia intervenga para que los responsables de este hecho aberrante se hagan cargo y den la cara. ¡No queremos otro Pablo!”.

Dejar una respuesta