Compartir
La Bomba de Tiempo trae su fiesta a San Isidro.

¿Puede la música cambiar el pulso cotidiano de una ciudad? Con la constancia y la inquietud musical como bandera, un boca a boca imbatible y una conexión con lo más primario de la energía humana, La Bomba de Tiempo logró ponerle onda a los lunes porteños. Sus conciertos obligados en el Konex la ubicaron en el sitial de colectivo referente de una nueva manera de sentir la música, respetado por públicos y artistas de diferentes partes del mundo. Y los lunes en la Ciudad de Buenos Aires no volvieron a ser lo mismo.

Este viernes, La Bomba de Tiempo desemboca en San Isidro para actuar en el flamante Centro Cultural, un desafío a varios niveles al que ya están acostumbrados. “Vamos preparados con toda la paleta de colores que fuimos desarrollando y el kit de artillería artística”, anticipa en diálogo con El Argentino ZN Luciano Larocca, quien toca güira y djembé en la orquesta percusiva, además de ser voz y guitarra de su proyecto Luciano y el Escorpión, con el que está pronto a editar su segundo disco.

-¿Qué cambia en estos tipos de conciertos en relación a los clásicos lunes del Konex?

-Si bien sabemos que la banda es conocida, no tenemos difusión en los canales tradicionales de la música, ni un hit, ni una lista de temas. Cada presentación es un misterio. Después aparece otro enigma: si va a prender la semilla de la improvisación, si la gente se va a enganchar; eso es algo que no tiene códigos ni demasiadas explicaciones.

-¿Cómo se explica la conexión a partir de los tambores?

-El lenguaje de los tambores es tremendo, más allá del país, la etnia o la época, la gente agarra el viaje y la participación surge de manera espontánea. Cuando tocamos en el Festival de Jazz de Dubai, sentíamos que teníamos que prepararnos para un público distinto, pero el código fue instantáneo. La Bomba de Tiempo apunta al cuerpo y a la vibración elemental de cada uno. Todos somos en un punto desinhibidos, entonces o terminás bailando, o te pasa por arriba.

-Durante estos diez años tocaron con muchos artistas muy grossos y de diferentes palos. ¿Cuál te sorprendió más?

-Siempre recuerdo la primera vez que vino el Chango Spasiuk, recién salíamos al patio del Konex, en ese entonces tocábamos en una sala más chica. Cuando vino el Chango, el patio estaba lleno de gente. Empezó a tocar “El toro”, todo el mundo se puso a saltar y fue algo increíble. Desde el primer día quisimos hacer bailar a la gente, y al principio no salía nada; pero cuando logramos tocar algo típico de nuestro país con percusión de todas partes del mundo, vimos que podía andar.

-¿Cambió mucho la organización interna luego de la salida de Santiago Vázquez?

-Santiago fue el mentor de todo esto, un genio que un día decidió armar otras cosas. La Bomba lleva mucho tiempo de laburo, las decisiones se toman de manera colectiva y cuando Santiago se fue, pensamos en un sistema de votación y puestos cooperativos que vamos cambiando cada dos años. El tema de la dirección musical rotativa ya lo hacíamos cuando estaba él, y si bien el sistema de señas es el mismo, cada uno tiene su impronta, definida por su propio cuerpo y la música que escucha.

 

El Centro Cultural San Isidro: un nuevo polo cultural en Zona Norte.  

Con la presencia del intendente Gustavo Posse y la Subsecretaria General de Cultura, Eleonora Jaureguiberry, ayer se inauguró oficialmente el Centro Cultural San Isidro. Ubicado en el casco histórico de la ciudad, -Av. del Libertador 16138, donde funcionó durante más de treinta años el Auditorium-, el espacio cuenta con una sala renovada y adaptable a diferentes formatos, un estudio de radio para la transmisión online de los shows y una terraza con actividades culturales y espacio recreativo.

Con el objetivo de convertir al CCSI en un punto de referencia para la música y el teatro y acercar al barrio a referentes de la cultura latinoamericana. La cartelera de actividades continúa con las actuaciones de Nonpalidece el sábado 19, Cantando con Adriana el domingo 20, Nahuel Pennisi el viernes 25 y Luis Salinas el sábado 26. Más información en su página de Facebook.

 

Dejar una respuesta