Rehenes de un country: denuncian discriminación para ingresar a Punta Querandí

Rehenes de un country: denuncian discriminación para ingresar a Punta Querandí

Integrantes del Movimiento a la Pacha señalaron que personal de seguridad del country San Benito, que tiene cerrada la calle perimetral de acceso al sitio público y arqueológico, les impidió cruzar junto a un vecino que vive en el paraje. La incertidumbre de no tener camino para llegar a casa y la privatización de las vidas públicas. El video.

Compartir

Tras la caída del puente del arroyo Garín -ocurrida en agosto de 2015 por una fuerte tormenta-, el único medio para ingresar al sitio público y arqueológico Punta Querandí es cruzar ese curso de agua con un método muy precario: arriba del casco de una vieja lancha que hace de bote y una soga. Sucede que el barrio privado San Benito, que rodea el sitio ubicado en el canal Villanueva y la calle Brasil, en el límite entre Tigre y Escobar, cerró la única calle perimetral por donde se podía ingresar. Así las cosas, el único modo de ingresar con auto a la zona -o en caso de que llueva fuerte y no pueda usarse el bote- es a través del barrio privado.

Eso fue exactamente lo que ocurrió a comienzos de noviembre: vecinos del paraje, que pertenecen al Movimiento en Defensa a la Pacha, quisieron ingresar con su auto a través del country para visitar a otro vecino del lugar (que suele ingresar por ese camino desde que cayó el puente), pero les cortaron el paso. Los militantes, que articulan su trabajo precisamente en Punta Querandí (que además fue declarado espacio de la memoria), denunciaron entonces discriminación por parte de los ejecutivos del country y de efectivos del COT (Centro de Operaciones de Tigre) que custodiaban el ingreso al barrio privado a pesar de estar en territorio del partido de Escobar.

“Escuchame, ¿querés llegar del otro lado? Hacé un globo o anda por el río, acá no podés pasar porque esto es privado, es propiedad privada, vos estás invadiendo propiedad privada”, señaló el agente del COT a uno de los vecinos que pretendían cruzar por la calle que fue cerrada por el propio country. El hecho ocurrió el 1 de noviembre tras una lluvia intensa que impedía la utilización del bote y la soga.

“Para llegar del otro lado, la única alternativa era dar una vuelta de 5 kilómetros e ingresar por el barrio privado San Benito. Al llegar hasta el puesto de control en la entrada de San Benito, el garitero al reconocer a las cuatro personas como integrantes del Movimiento en Defensa de la Pacha, explicó que tenía ‘órdenes expresas de no dejarlos pasar’”, contaron los propios protagonistas de la odisea en el sitio puntaquerandi.com.

La discusión continuó con agentes del COT y con el intendente del country, Félix Dufourq, y quedó grabada en el siguiente video:

La pérdida de los accesos al lugar comenzó a fines de los ‘90, cuando la extensión del Canal Villanueva para hacer el ingreso náutico al country Santa Catalina (otro de los barrios privados que rodean la zona) cortó abruptamente la calle Brasil, que antes unía las rutas 26 y 27. Luego vino la destrucción del camino de la Vía Muerta por parte del country San Benito, que se instaló en medio de la ruta y cerró, a su vez, la única calle perimetral de acceso. Desde entonces, la única forma de llegar a Punta Querandí (donde además de ser un sitio público viven dos familias) es cruzar el arroyo Garín que, hasta el año pasado, disponía de un precario puente que fue destruido por una tormenta.

Desde entonces el cruce al sitio se volvió una odisea. En abril pasado, por ejemplo, vecinos de Dique Luján quisieron cruzar con el bote y la soga pero pasaron casi cuatro horas varados en el arroyo porque había camalotes que impedían la navegación.

Dejar una respuesta