Pilar: polémica por la creación de un impuesto para financiar obra pública

Pilar: polémica por la creación de un impuesto para financiar obra pública

El Ejecutivo municipal incorporó el Tributo por Mejoras en el proyecto de ordenanza fiscal y tarifaria para 2017, que será debatido en el Concejo Deliberante. La nueva tasa sería para solventar arreglos de calles, transporte e iluminación, entre otros trabajos municipales.

Compartir

El gobierno municipal de Pilar pretende crear un nuevo impuesto a los vecinos para pagar obras públicas como el arreglo de calles, iluminación y transporte, según se desprende de un artículo que fue incluido en el proyecto de ordenanza fiscal y tarifaria para 2017, norma que está siendo analizada y será debatida en el Concejo Deliberante, según informó Pilar de Todos.

El nuevo impuesto se llama Tributo de Contribución por Mejoras, que podría ser aplicado (en caso de su aprobación) en los siguientes casos: cuando la zonificación de una vivienda pasa de rural a residencial; cuando se construyan viviendas multifamiliares sobre terrenos menores a 30.000 m2; cuando se construyan edificios industriales, comerciales, recreativos, de uso administrativo o mixtos, con una superficie cubierta total mayor a los 500 m2. El tercer caso, dispuesto en el inciso C del artículo 211, es precisamente el punto de la polémica: se cobraría el impuesto a casas residenciales en caso de “ejecución de obras de infraestructura vial, de transporte, de servicios públicos o de iluminación de la vía pública, en el espacio público municipal”.

En este último punto, el costo del impuesto sería calculado del siguiente modo: el costo total de las obras de una cuadra sería dividido por la cantidad de frentistas, con un período de amortización de entre 24 meses y un máximo de 120 meses.
El tributo, en principio, se cobraría por medio de la ex ABL, y no podrá exceder el 40% de lo que el contribuyente paga por la Tasa Domiciliaria.

Fuentes del Municipio consultadas por Pilar de Todos señalaron que no se trata de un tributo que signifique una doble imposición, porque la ex ABL es por mantenimiento y en este caso se trata de obra pública nueva, al tiempo que especificaron que esta nueva tasa no sería cobrada a los sectores bajos o medios de la población de Pilar. Sin embargo, el texto del proyecto de ordenanza no especifica esa diferenciación.

Dejar una respuesta