Vicente López: otro negocio inmobiliario que aleja a los vecinos de su...

Vicente López: otro negocio inmobiliario que aleja a los vecinos de su río

Las altas torres, construidas gracias a excepciones municipales, ya forman parte del paisaje. A ellas se sumará otra obra: la firma Ribera Desarrollo avanza en con un mega shopping, pese al rechazo de los vecinos. Negocios privados en tierras públicas y una larga lucha asamblearia.

Compartir

Los que caminan todos los días por Avenida Libertador, cerca de General Paz, o los que se toman el tren Belgrano, ya se acostumbraron a ver los edificios de cemento de Al Río. Las torres que se levantaron en esa zona del bajo de Vicente López superan los ochenta metros de altura. Ahora, los que pasan por ahí van a empezar a reconocer algo nuevo: en el predio que explota Ribera Desarrollo SA -la empresa dueña de los terrenos- se levanta un shopping que va a continuar con el cambio en la infraestructura del lugar.

“Consideramos que el shopping no es necesario. Pero nos oponemos por otras cuestiones: va a dejar a mucha gente sin trabajo por hacer negocios privados en terreno público”, dijo a El Argentino ZN Carlos Gurvich, miembro de la asamblea Unidos por el Río. El terreno público al que se refiere son las siete hectáreas que el municipio le entregó a Ribera Desarrollo en concesión por 40 años en 2009, durante la intendencia de Enrique García. Por usar estas tierras, la empresa le paga un canon a la comuna todos los meses: en 2014 fue de 12 millones 500 mil pesos y en 2015, de 17 millones 800 mil, según el presupuesto aprobado por el Concejo Deliberante para este año.

El shopping proyectado por Ribera Desarrollo.
El shopping proyectado por Ribera Desarrollos.

“Todavía no comenzaron a construir sobre ese predio pero en el proyecto ya está previsto. Además, tienen pensado hacer un estacionamiento de tres niveles donde entrarían 10 mil autos, una clínica privada, bancos, amarraderos y hasta un helipuerto”, comentaron desde la asociación barrial.

Unidos por el Río se reúne todos los miércoles a la tardecita en la Biblioteca Sudestada de la localidad de Florida. En el último encuentro decidieron publicar un comunicado para hacer visible la problemática en torno al shopping. Además, preparan una movilización para el próximo sábado 19, a las 16, en Laprida y el vial costero. Allí, informarán sobre los emprendimientos que avanzan sobre la costa y harán una especie de visita guiada a los lugares donde se construye.

“Esto cuenta con la complicidad de toda la clase política. En su momento de García y ahora del intendente Jorge Macri. El pulmón más importante de Vicente López se ve afectado. Encima, en el municipio debería haber 10 metros cuadrados de espacio verde -según la constitución de la provincia de Buenos Aires- y hay sólo 0,81. No hay voluntad de ningún partido político de cambiarlo”, declararon los integrantes de la asamblea.

El grupo Ribera Desarrollo todavía no comenzó a edificar en el terreno que pertenece al municipio. Pero los vecinos que caminan por la calle Juan Carlos Cruz ya pueden notar algunos cambios en el lugar. Edenor levantó un alambrado y empezó la construcción de una subestación eléctrica. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) convocó en 2012 a una audiencia pública en el Concejo Deliberante para analizar si era viable o no instalar un generador de energía. De las 50 intervenciones que hubo en la conferencia, 49 fueron en contra. Los legisladores lo aprobaron igual.

“Esto cuenta con la complicidad de toda la clase política. En su momento de García y ahora del intendente Jorge Macri. El pulmón más importante de Vicente López se ve afectado.”

“No se construye para darle energía a los vecinos: es para abastecer al shopping y a las torres de lujo. Edenor no lo oculta. Además, se realizaron estudios que señalan que el electromagnetismo es nocivo para la salud. Ahí tienen un centro de la tercera edad a 150 metros”, explicaron desde Unidos por el Río.

“El destino de la tierra pública nunca debería ser destinado a favorecer negocios privados en ningún lugar de Argentina. Hay muchas falencias ambientales y habitacionales en el país. La tierra es un elemento imprescindible para mitigar esas necesidades”, detalló Jonatan Emanuel Baldiviezo, del Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), en diálogo con El Argentino ZN. Desde el Observatorio, Baldiviezo denuncia la entrega de tierras públicas de la Ciudad de Buenos Aires a empresas privadas para negocios inmobiliarios.

El referente hizo un análisis de lo que pasa en el partido que limita con la Capital: “En este caso es peor. Una de las infraestructuras más nocivas que existe son los shopping. Es un destructor de las economías de menor escala de la región, genera un gasto de energía y tiene un impacto ambiental que afecta al resto. Además, tiene que ver con una cuestión cultural y social. Cualquier centro comercial busca la homogeneidad y promueve lo individual”.

Ribera Desarrollo pertenece al empresario Carlos De Narváez, hermano del ex diputado de la Nación. La compañía posee -además de las torres de Al Río y el predio público- las tierras donde se encuentran Carrefour, Sodimac y el edificio del diario La Nación. En 2004 presentaron un primer proyecto para construir y fue aprobado por el entonces intendente García. Desde el grupo económico aseguraron que en un año iban a terminar de levantar el centro comercial, pero recién ahora avanzan las obras.

“Una de las infraestructuras más nocivas que existe son los shopping. Es un destructor de las economías de menor escala de la región, genera un gasto de energía y tiene un impacto ambiental.”

“La empresa es el caso ejemplar de megaexcepciones al Código de Ordenamiento Urbano (COU). Siempre pidieron construir más grande y más cantidad. Les concedieron beneficios en 2006 y en 2009. Cuando ganó Jorge Macri en el municipio no cambió nada: también les aprobaron una ordenanza en 2012”, contó a este medio el ex concejal socialista Carlos Roberto. Como legislador, siempre se opuso a la modalidad de los privilegios a las construcciones edilicias.

“La excepción es corrupta y además genera mucha injusticia. No se hacen las obras de infraestructura que hacen falta y alguien se transforma en rico vendiendo sus terrenos, a un precio increíble porque consiguió un permiso para construir una torre, y el vecino lo sufre porque pierde privacidad, la posibilidad de estacionamiento, servicios”, decía Macri en noviembre de 2011, durante la campaña por la intendencia del partido. Con su segunda gestión en curso, los números lo contradicen: ya aprobó más de 300 faltas al COU en lo que lleva como jefe comunal.

Dejar una respuesta