Compartir

La Escuela Secundaria N° 5 de Munro, en Vicente López, es historia de lucha y resistencia. Hoy celebra sus 50 años, en un acto que también simboliza su reinauguración. Sucede que este año la escuela volvió a funcionar plenamente en el mismo edificio que docentes, padres y alumnos construyeron en los años 90, luego de haber tenido que abandonarlo en 2009 por problemas de infraestructura. Tras años de movilizaciones y acciones para recuperar el inmueble, que el municipio había intentado utilizar con otros fines mientras se demoraba el plan de obras, volvieron en marzo de este año al mismo edificio ubicado en Sargento Cabral 2728.

“Queremos celebrar a lo grande por esta escuela que tanto nos costó. Son 50 años, pero también una reinauguración”, dice a El Argentino ZN Paula Sosa, la directora de la escuela y una de las impulsoras de la lucha que consiguió recuperar la escuela. Y relata que contarán con la presencia de la directora fundadora de la institución, Nélida Fin, una mujer mayor que “toda su vida vivió para la escuela”.

Esta escuela, que a su vez es la única secundaria completa de la localidad de Munro, “nació en 1966 en un edificio en la calle Alem que compartía con otra escuela. Después se mudaron a la vuelta, donde compartían unas aulitas con la primaria 10. Así fue como nació”, relata Sosa a este portal.

Y cuenta que a fines de los 80 el municipio recibió la donación de un predio que pertenecía a una familia de la zona, de apellido Güemes, con la expresa condición de que en ese lugar se construyera una escuela pública. “Docentes, padres y alumnos construyeron con mucho esfuerzo el edificio, donde al principio funcionaban dos escuelas, la media 5 y la técnica profesional N° 3. Por eso hay mucho arraigo de la comunidad con ese edificio y ese barrio”, cuenta la actual directora.

escuela-5-munro-2

Ambas escuelas finalmente se dividieron y quedaron conformadas las secundaria 5 y la técnica 2. “Después de un tiempo la escuela empezó a tener problemas de infraestructura, porque en los 90 hubo una ausencia fuerte del Estado. Eso provocó que en 2009 nos trasladen al edificio de otra escuela, en Florida Oeste: funcionábamos en la planta alta de la primaria 5, mientras se suponía que se iba a realizar un plan de obras en nuestro edificio”, cuenta Sosa.

Pero el inmueble permaneció, hasta 2013, 5 años abandonado sin que la Provincia avanzara en el plan de obras. Alumnos, docentes y directivos de la escuela se enteraron entonces que el municipio pretendía utilizar el predio para otros fines. “Ahí fue que decidimos empezar un plan de lucha para recuperarlo, y fue toda la comunidad la que lo logró, incluso los mismos vecinos”, destaca.

La escuela tiene 9 aulas nuevas y un zoom que fue bautizado por sus propios alumnos como Floreal “Negrito” Avellaneda, en homenaje al joven militante que vivía en Munro, quien a sus 15 años fue secuestrado y asesinado durante la dictadura cívico-militar.  “Fue un proyecto del centro de estudiantes, luego de conocer la historia del Negrito, que vivía en el barrio y cuya familia vivió en Munro toda la vida”, relata Sosa.

La secundaria 5, por caso, viene trabajando fuerte sobre temáticas de Derechos Humanos: en su sede se realizaron reuniones relacionadas a la megacausa de Campo de Mayo y en 2013 los alumnos asistieron a varios juicios por causas de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura.

El acto por los 50 años de la escuela se realizará esta tarde, a las 18, en la sede de la institución, Sargento Cabral 2728. Contará con la presencia de su directora fundadora, Nélida Fin, y con la Orquesta Infanto-Juvenil por el Bicentenario de Munro, que funciona en la Escuela N°17 Esteban Echeverría. También contará con stands de alumnos y ex alumnos, quienes brindarán información acerca de la historia de la escuela y de su reciente recuperación.

Dejar una respuesta