La mujer secuestrada en Córdoba y liberada en Pilar habló bien de...

La mujer secuestrada en Córdoba y liberada en Pilar habló bien de sus captores

Gabriela Oliveto, quien fue hallada por vecinos de Pilar atada a un barral y vestida en camisón, dijo que sus captores "no eran malas personas". Las charlas que compartió con los delincuentes, que finalmente la liberaron sin recibir el millón de pesos que pedían a cambio.

Compartir

Gabriela Oliveto, la mujer que había sido secuestrada el pasado lunes en la localidad cordobesa de Leones, y que fue liberada un día después en Pilar, aseguró hoy que sus captores “no eran malas personas”.

Oliveto, de 50 años y pareja del empresario de transporte Javier Francucci, escribió en su cuenta de Facebook: “Todos somos personas valiosas, quién sabe qué mecanismos tiene la mente para que actuemos de tal u otra manera”.

“Pude hablar con ellos de sentimientos, de pintura, de historia, de valores, de lo que significa tener una vida por delante hermosa, para no perdérsela por nada, de todo lo que aún tenían para disfrutar, de la libertad y los seres queridos, del peso que tienen en nuestras vidas los abrazos”, continuó.

En el cierre de sus palabras escritas en la red social, Oliveto manifestó: “Estoy segura que así lo vieron. Me pidieron disculpas. Está todo dicho”.

La mujer había sido capturada cuando descansaba junto a su pareja, Francucci, empresario de una firma de reparación de camiones de Leones llamada “Servicio Mecánico Diesel SRL”, quien realizó la denuncia policial en la misma madrugada del lunes 31 de octubre pasado.

Aparentemente, los delincuentes se comunicaron con el hombre y le exigieron un millón de pesos como rescate, aunque los investigadores de la policía de Córdoba aseguraron que no se llegó a pagar.

El martes 1 de este mes, Oliveto fue liberada por sus captores y asistida por vecinos luego de haber permanecido detrás de un camión viejo en la localidad bonaerense de Pilar, atada a un barral y vestida con un camisón, de la misma manera que cuando fue secuestrada.

Dejar una respuesta