Compartir

La Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide) a través de su titular Juan Manuel Lugones, dictaminó que los quince barras de Tigre que protagonizaron desmanes el domingo pasado en la General Paz, no podrán concurrir a los estadios situados en la provincia de Buenos Aires hasta que la Justicia evalúe cada caso. “Desde nuestro lugar vamos a seguir haciendo todo lo posible para sacar a los delincuentes del fútbol, y para ello contamos con el total respaldo de la gobernadora (María Eugenia) Vidal y del ministro (Cristian) Ritondo. Con nosotros, el que las hace, las paga”, señaló Lugones.

Los sancionados son Ezequiel Navarro (15 años), Santiago Sala (23), Manuel Torres (18), Hernán Fernández (33), Saban Arce (19), Matías Tarca(38), Humberto Sequeira (26), Alejandro Fajardo (30), Hernán Velardez(39), Rodrigo Jerez (30), Ramón Barraza (21), Agustín Montenegro (17), Leonel Sánchez (21), Adrián Leguizamón (25) y Diego Torres (25).

tigre-chicagoEl hecho ocurrió el domingo pasado, cuando los simpatizantes del Matador se dirigían por la General Paz para ver el partido de su equipo contra Lanús. A la altura de Mataderos, se produjo un choque con hinchas de Chicago, que unas horas más tarde disputaba su partido contra Boca Unidos. También robaron el asado que comían los presuntos integrantes de un club de autos antiguos. Los de Tigre, denuncian que los ataques los iniciaron los simpatizantes de Chicago, arrojando piedras y atacando a un motociclista. Las versiones se entrecruzan, pero las imágenes que circularon por las redes son elocuentes.

En Lanús, se procedió a la identificación y detención de estos quince individuos, a quienes se les hicieron actas contravencionales por infracción al artículo 10 de la Ley Provincial del Deporte, pero al día siguiente ya estaban en libertad. Ahora, no podrán ingresar a la cancha hasta que la justicia determine su situación.

Teniendo en cuenta la rivalidad histórica entre Tigre y Chicago, que se cobró la vida de Marcelo Cejas hace nueve años, ¿quién dictaminó que la caravana de hinchas de Tigre viajara hacia el sur por la General Paz y no por la Avenida Lugones? El presidente de la entidad de Victoria, Rodrigo Molinos, lamentó los sucesos pero se desligó de las responsabilidades. “Lo que pasó me da mucha tristeza.  Nosotros tomaremos medidas, pero también es cierto que no tenemos participación en cuanto a los operativos. Eso los coordinan las fuerzas de seguridad. Había una idea que nos manifestaron cuando se firmó Fútbol Para Todos que era que el Estado se iba a hacer cargo, con todos sus organismos, de aplicar derecho de admisión a quienes consideraban violentos. Seguiremos colaborando, estamos a disposición de los organismos seguridad y justicia”, expresó Molinos en TyC Sports.

Por su parte, Lugones tampoco explicó el por qué de la ruta que hizo coincidir a los hinchas del Matador con los del Torito. “La custodia de los micros de Tigre la realizó la Policía Bonaerense. Estaba previsto que la Policía Federal estuviera en la zona de los incidentes para reforzar el control, pero nunca apareció”, expresó.

Dejar una respuesta