Compartir

Fue una vecina quien escuchó sus gritos esta madrugada. Y luego la encontró. María Gabriela Oliveto, de 51 años, estaba atada a un barral, detrás de un camión estacionado cerca del ramal Pilar de la autopista Panamericana, más exactamente en el kilómetro 54. La vecina pudo ayudarla a escapar.

Oliveto había sido secuestrada en la madrugada de ayer de su casa de la localidad de Leones, ubicada a 248 kilómetros de la capital cordobesa. Según contó su pareja, el empresario de transporte Javier Francucci, la mujer había sido secuestrada en la madrugada de ayer, cuando dos delincuentes ingresaron a su casa. “Entraron dos delincuentes y los ataron a todos, incluidos los dos hijos de Gabriela, niños adolescentes”, relató ayer en televisión Aamanda, mamá de la mujer secuestrada.

Poco después de llevársela, se comunicaron dos veces por teléfono con Francucci, a quien le exigieron un millón de pesos como rescate. Francucci hizo la denuncia y la Policía comenzó a investigar el hecho, al tiempo que aseguró que no se hizo el pago del rescate.

Esta madrugada, alrededor de las 2, Gabriela fue hallada por la vecina y en el operativo de rescate participó una división especial antisecuestros de Córdoba, según informó Clarín.

Un jefe policial de la Bonaerense informó a Télam que la mujer fue encontrada detrás de un camión viejo, atada a un barral, vestida con el mismo camisón que llevaba puesto cuando la secuestraron. “A los gritos pidió ayuda e intentó desatarse, pero finalmente fue ayudada por una vecina que vive en la calle Pigüé, que le cortó los precintos y le prestó un teléfono para que se pudiera comunicar con sus familiares”, señaló.

Luego, la trasladaron a la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Pilar, donde fue atendida por médicos. “Está en buen estado general, sin lesiones”, agregó el jefe policial.

Los investigadores de la División Antisecuestros de la Policía Federal, que trabajan en la pesquisa desde ayer mismo, aguardaban esta mañana a la mujer para que aporte más datos sobre los secuestradores.

Fuentes policiales dijeron que el marido de Oliveto recibió dos llamadas de los secuestradores realizadas con los teléfonos celulares que le robaron cuando la secuestraron y que en ambas le exigieron un millón de pesos para liberarla.

Según lo que la mujer le pudo contar a los investigadores, durante su cautiverio la trasladaron en un vehículo y que durante un tiempo estuvo en una casa, hasta que finalmente la subieron a otro auto en el que estuvieron dando vueltas y, finalmente, la liberaron. “No te des vuelta”, le dijeron antes de dejarla abandonada.

En tanto, la madre contó que el secuestro de su hija se registró cerca de las cuatro de la madrugada del lunes, cuando se hallaba en su casa de la calle Laprida 1640, de Leones, a unos 250 kilómetros de Córdoba capital, junto a su pareja y a sus dos hijos.

“Dice que entraron dos delincuentes y los ataron a todos, incluidos los dos hijos de Gabriela, niños adolescentes”, explicó la mujer, quien agregó que los secuestradores se llevaron cautiva a su hija.

La denuncia del secuestro la radicó Javier Francucci (48), empresario de una firma de reparación de camiones de Leones llamada “Servicio Mecánico Diesel SRL”, quien logró desatarse y llamó de inmediato a la policía.

La fiscal federal de Bell Ville, Mercedes Pérez de Rodríguez, dispuso una serie de medidas y pidió colaboración en la investigación a la División Antisecuestros de la Policía Federal, que envió un equipo de trabajo a esa provincia.

El denunciante tiene antecedentes penales desde el año pasado por el delito de “encubrimiento agravado” a raíz de que se le incautaron camiones y autos que tenían los números adulterados y tenían problemas en el chasis o en el motor.

El comisario general Luna confirmó esta mañana a la prensa que “se trabajan varias hipótesis respecto al secuestro, pero aún no están identificados los secuestradores”.

Dejar una respuesta