Compartir

En una casa perdida frente a la costa, con la marea golpeando los pies y la mente fuera del área de cobertura empezaron a gestarse las canciones de “Tan lejos, tan cerca”, el segundo disco de Onnix. Formado hace ocho años en la ciudad de Mercedes, el grupo se probó en una nueva faceta compositiva y humana y el resultado es un trabajo colectivo que demuestra una etapa de madurez. “Estamos empapados de un montón de estilos y eso en el disco se nota”, dice Marcos Porcar, guitarrista y productor del quinteto.

-¿Cómo surge la idea de mudarse a la costa?

-Yo tengo un estudio en Mercedes y la idea era trasladar una especie de sala de ensayo para maquetear las canciones y después trabajarlas. Fue como cumplir una meta, algo que siempre tuvimos ganas de hacer. Laburamos al nivel de aislarnos, sin celular, como se grababan los discos en otro tiempo.

-¿Qué cambio en la composición al trabajar de esta manera?

-Antes, componíamos con Sergio, el cantante. Nos colgábamos hasta tarde, con las acústicas, y las canciones se armaban desde los riffs. Nuestro primer disco –“Estático”, 2013- es recontra guitarrero. Para el segundo disco, al componer desde el ensayo, aparecen las violas eléctricas, los pedales, el bajo; trabajás con otros colores y se abre el abanico.

La casa/estudio frente al mar, según el pincel de Juan Santana
La casa/estudio frente al mar, según el pincel de Juan Santana

-¿Y respecto a las letras?

-Ese es un terreno de Sergio, le fluye con más facilidad. Desde mi visión, el primer disco es más guerrillero, había muchas cosas que teníamos ganas de contar. Al irnos de viaje, se abrieron otras cosas historias que se vieron reflejadas en las letras, que fueron compuestas después .Ahí se ve la madurez para hablar de un montón de cosas, que van más allá de las experiencias personales.

-“Tan lejos, tan cerca”, puede remitir a Mercedes su ciudad de origen. ¿Cómo es hacer rock a cien kilómetros de donde se supone pasa todo?

-Tenés en cierto modo la facilidad de formar una banda de amigos que perdure, ensayar en cualquier garaje sin problemas y el circuito es más chico: los músicos nos conocemos todos. La otra cara es que si no te movés, todo lo que hagas va a quedar siempre ahí. Cuesta entrar en la movida de Capital y Gran Buenos Aires, pero nosotros trabajamos para eso. Dos de los chicos viven en Capital y a veces ensayamos allá y no es un problema grande, es una hora y media de viaje. Lo que sí es imposible es estar en el día a día de la movida.

-Sos productor e ingeniero de grabación. ¿Cómo es producir a tu propia banda?

-Mucho no me gusta, porque al estar muy adentro de la historia es difícil ver los errores. “Tan lejos, tan cerca” lo grabamos en mi estudio, la producción fue de toda la banda y se lo dimos a Mario Breuer para la mezcla final. Yo estaba un poco cagado antes de darle las pistas porque las había grabado yo, y hay una diferencia muy grande de lo que podemos hacer en Mercedes con su trabajo de tanto tiempo y con tantos grossos. Fue un sueño trabajar con él, y una confirmación de que vamos por buen camino.

-Onnix son Sergio Contardi en voz y guitarra, Gonzalo García Salabert en batería, Mateo Porcar en bajo y coros, Marcos Porcar  en guitarra y coros y Pablo Rodríguez en teclados y sintetizadores. El grupo se presenta el domingo 30 de octubre desde las 22 en Warhol Bar, Maipú 4185, Olivos. Grupo invitado: Eléctrico Limón.

 

Dejar una respuesta