Compartir
Accorsi cumplirá el año próximo tres décadas en el periodismo del comic. Foto: Guillermo Pardo

“Lamentablemente no están dadas las condiciones para que los artistas e historietistas vivan de sus obras, salvo los muy privilegiados que trabajan en tiras de diarios”, sentencia el periodista Andrés Accorsi, especialista y fanático de las historietas y los comics y director de la Revista Comiqueando.

Accorsi brindará una charla abierta en la Feria del Libro e Ilustradores, que se hará este sábado desde las 14, en la Plaza de Vicente López y Planes. El evento contará con la inauguración de una muestra hecha por los reconocidos historietistas Carlos Vogt, Domingo “Cacho” Mandrafina y Carlos Trillo, además de muchos stands con autores y publicaciones independientes.

En una entrevista con El Argentino ZN, Accorsi habla de los historietistas argentinos, de sus dificultades en el mercado interno, del golpe que les significó la apertura de las importaciones desde la nueva gestión y del temor de que un nuevo ciclo neoliberal haga “perder a nuestros artistas”.

-¿Cuál fue el aporte de Carlos Nine y Carlos Trillo a nuestra cultura?

-Muy grandes y desde lugares distintos. Fueron dos autores que tuvieron más obras publicadas en Europa que en Argentina, lo que habla del olvido y del ninguneo hacia grandes artistas que surgen acá. Trillo tiene más de cien libros publicados en Francia y Nine trabajó para el mercado francés y el chino, mientras que en nuestro país le pagaban muy poco o no lo llamaban. Hay varios artistas tristemente infravalorados.

-¿Los editores le dan el lugar que merecen a los artistas locales?

-En general, sí. Son pocas las editoriales que no publican trabajos de acá y algunas fichas ponen. Pero en la actualidad no están dadas las condiciones para los artistas vivan de su trabajo, salvo los que trabajan en tiras de diarios. Acá se paga muy poco, seas nuevo o consagrado. Incluso en la Revista Fierro. Al ser así no te queda otra que trabajar para el exterior o generar una obra en el mercado argentino que se republique en otros países. Es importante el aprovechar la globalización para hacerse conocer, que el autor sume publicaciones y no termine como repositor en un supermercado.

-¿Cómo se hace para cuidarlos?

-Es algo que está injerto en nosotros. No es casualidad que ellos canalizaran su mayor obra en los 90. En general, esos desfasajes y crisis cultural coinciden con gobiernos vacíos, neoliberales y de derecha. Cuando hay cuidado del mercado interno, se valoran esos recursos. La clase media se vuelca a crecer y a consumir cultura. Esos ciclos de que nos gobiernen proyectos de destrucción hacen que perdamos derechos y a nuestros artistas.

-¿Qué lugar ocupa la historieta en nuestra cultura?

El espacio es marginal y muy pequeño. Cuando la historieta gana lugar es por razones exógenas, como por ejemplo Hollywood y sus películas, que por falta de ideas deciden ir a los comics de los años 50 o 60. Otro tema a destacar es la apertura de los colegios hacia la historieta, pero por una crisis educativa. Al no interesarse en la lectura, los docentes deciden darles viñetas a los chicos. Es así que a la historieta no se la valoriza como arte, sino como una especie de solución inmediata.

-Con el cambio de gobierno, ¿notas algún cambio en el mundo de las viñetas?

-El más notable es que desapareció el suplemento de historietas de TELAM. Otro tema es la entrada de nuevo de material importado, al decidir comprar menos de la producción nacional y priorizar lo de afuera.

Accorsi durante la última edición de Comicópolis. Foto: Laura Szenkierman
Accorsi durante la última edición de Comicópolis. Foto: Laura Szenkierman

-¿Cuál es el futuro de la historieta?

-Si todo sale bien se mantendrá la situación y bajará un poco la producción. Pero si sale mal volveremos a los 90, no es nuevo. Será como “Menem II: El regreso”. Habrá que subsistir en las trincheras hasta que la crisis le ponga un punto final y no es grato. Uno supone que en algún momento se va a rectificar el rumbo, que ya de por sí es muy obvio para donde apuntan. El cómic no es un auto de alta gama que vive con el aporte del 5% más rico del país, porque para que acá funcione le tiene que ir bien a la mayoría.

-Fuiste uno de los principales impulsores y organizadores de Comicópolis. ¿Está en tu mente que se reedite?

Hay interés y un proyecto muy incipiente. Pero desde el Estado es seguro que no se haga.

Una tarde entre lápices y viñetas.

La Feria del Libro e Ilustradores se realizará el sábado en la Plaza Vicente López y Planes, Ricardo Gutiérrez y Salta -Olivos-. Desde las 14, habrá stands para venta y exposición de editoriales, librerías, escritores, ilustradores e historietistas. Además, ilustradores en vivo participarán de un espacio de juego y creación con la colaboración de Pizzini Argentina, y a las 17, habrá show en vivo de Diego Frenkel & Células.

Durante la jornada podrá verse la muestra temática “De Vicente López al mundo”, de Nine, Vogt y Trillo curada por Alejandro Farías, en la Casa de la Cultura, Ricardo Gutiérrez 1060, frente a la plaza. Allí desde las 19 se hará el cierre, con una charla abierta con Accorsi y la presencia de Ema Wolf, Mandrafina y Carlos Vogt. Se presentará los libros “Viejos canallas” de Mandrafina y “El patito saubón”, de Carlos Nine.

Dejar una respuesta